Categoría: Hemeroteca de Sierra Albarrana

Noticias recogidas por la Revista Sierra Albarrana sobre nuestra villa y sus aldeas.

La II Macroexhibición canina de Fuente Obejuna muestra la labor de los perros detectando explosivos, estupefacientes o deteniendo a delincuentes

Los perros y sus guías mostraron su habilidades ante el público congregado en el campo de fútbol

Cuanto más conozco a las personas, más quiero a mi perro”. Aunque la frase del filósofo griego Diógenes buscaba más denigrar a sus contemporáneos que alabar a los canes, no debe ocultarnos las enormes virtudes de estos animales y no sólo como compañía. Por ello, y para dar a conocer el servicio que prestan a la sociedad las diferentes unidades cinológicas de España, el adiestrador mellariense José Cáceres organizó la II Macroexhibición canina en el contexto de la Feria Agroganadera de Fuente Obejuna. A la actividad, celebrada el pasado 18 de septiembre en el campo de fútbol de la localidad, acudieron más de 2.000 personas, que disfrutaron con la exhibición en la que tomaron parte las unidades caninas del Tercio Sur de Infantería de Marina, de las Policías Locales de San Fernando (Cádiz), Móstoles (Madrid), Granada y Almería y la de detección de venenos de la Junta de Andalucía.

En la muestra participaron una docena de perros y, entre los guías, la grata sorpresa la protagonizó el pequeño Alberto, hijo de José Cáceres, quien, con apenas once años condujo a sus campeones Diva y Pampero por la pista de catástrofes, que es como se conoce la pista de exhibición, y les marcó ejercicios de entrenamiento. Raquel, policía de Móstoles y única participante femenina, nos explicó las razas de los canes participantes: “Pastor alemán, pastor belga malinois y perro de agua español”. Su compañero de San Fernando, Joaquín Rodríguez, subrayó que estos animales están preparados para “ayudar a la sociedad en distintas facetas”, como se comprobó en los ejercicios para detectar venenos, buscar explosivos, estupefacientes y en la detención de delincuentes.

¿Pero a qué edad se empieza a adiestrar a un perro? “Lo ideal es hacerlo desde que es un cachorro, con cuatro meses, para conseguir la sociabilización durante esta etapa, y también en su adolescencia, ya con doce meses”, nos explican. Los cachorros deben “ser muy juguetones, estables psicológicamente, sociables y adaptarse a las circunstancias en situaciones extremas”. No obstante, “a pesar de que las tareas de adiestramiento duran cinco o seis meses, luego continúan con la instrucción”, añade Villanueva, policía local en Roquetas de Mar (Almería), experto en detección de drogas y explosivos, quien subraya que “todas las actuaciones son importantes pero en ésta última si se falla… explota; de ahí la importancia del control del animal, que trabaja con un estrés máximo”. Los policías participantes se mostraban muy satisfechos, en general, de la respuesta de la sociedad: “Notas que los ciudadanos y los padres, en particular, están muy contentos con la erradicación y prevención del menudeo de drogas en colegios, institutos, parques y jardines. Ésa es la recompensa”, afirma Villanueva.

En la exhibición se palpaba la compenetración entre guías y canes, y el gusto con que hacen su trabajo. El policía mostoleño José Castellano afirma que “esta labor es una pasión que siento desde niño”. José trabaja desde hace quince años en detección de explosivos, muchos de ellos con Elsa, su pastor alemán; es, además, presidente de la Asociación de Guías Caninos de Policía Local, con sede en Móstoles y creada en junio pasado.

Acabada la macroexhibición, José Cáceres expresó su agradecimiento “a todas las unidades por su participación”. A título personal, les dijo que “trabajar y tratar con personas así da gusto”. No sabemos lo que opinaría Diógenes…

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2010/10/macroexhibicion-fuente-obejuna-labor-perros-estupefacientes/

Mayores activos, mayores sanos

Visita al museo etnográfico de la localidad

Unas jornadas enseñan a mantener en forma el cuerpo y la mente al sector de población de más edad.

Después de toda una vida trabajando, cuidando a los hijos primero y, en algunos casos, a los padres más tarde, llega el momento de la jubilación, y con ella, la tentación de no moverse de casa. Consciente de esta situación, el Instituto Provincial de Bienestar Social de la Diputación de Córdoba (IPBS) organizó unas jornadas para la promoción de la salud física, mental y social de los mayores, en colaboración con el Ayuntamiento de Fuente Obejuna.

 Asistieron doscientas personas mayores y procedentes de todos los núcleos de población de Fuente Obejuna: Alcornocal, Argallón, Cañada del Gamo, Cardenchosa, Cuenca, El Porvenir de la Industria, La Coronada, Los Pánchez, Los Morenos, Navalcuervo, Ojuelos Altos, Ojuelos Bajos, Piconcillo y Posadilla, donde se celebraron las jornadas.

El grupo visitó el museo etnográfico de Posadilla y la parroquia, donde pudieron ver al patrón de la aldea, San Pedro, el día de su onomástica. Más tarde, fueron recibidos por la primera teniente de alcalde, Isabel Cabezas, en la sede de la Asociación Cultural de Amigos y Vecinos de Posadilla, donde se proyectó un documental para la promoción de la salud, realizado por la productora belmezana Ni te imaginas. El alcalde Francisco Romero excusó su ausencia por hallarse de viaje.

Comida de los mayores en Posadilla

En este monográfico se observaron, según Carlos Rodríguez, técnico de Servicios Sociales Comunitarios de la Zona de Trabajo Social (ZTS), “los beneficios de la participación en los distintos talleres, que están encaminados al mantenimiento activo de este sector de la población y, sobre todo, a evitar que pasen a un estado de dependencia”. A continuación se mostraron programas de desarrollo cognitivo y talleres de psicomotricidad correctiva.

Esta iniciativa se enmarca en un programa desarrollado por el IPBS, iniciado el pasado año y denominado “Envejecimiento saludable”, que persigue la mejora de la calidad de vida de los mayores. Hay que tener en cuenta que “la Organización Mundial de la Salud prevé que en unas décadas se pueda llegar a vivir incluso cien años y que hay que estar preparado para afrontarlo”, señaló Rodríguez. De esta población adulta sólo un 20% o un 30% tendrá alguna patología, pero el resto estará bastante bien, “mejor que nosotros, los jóvenes”, añadió.

Tras la proyección tuvo lugar una comida y la clausura. Los asistentes se mostraron encantados con las actividades de la jornada. A Faustino Ortiz, de La Cardenchosa, lo que más le gustó fue “la convivencia, el poder estar todos juntos”; mientras que Gaspara Valentín, que se acercó desde La Coronada, destacaba “todo: el museo, la iglesia, el ambiente, la comida…”.

Por eso, el mensaje para “esta población adulta”, como la llama Carlos Rodríguez, es que no paren en su actividad porque su felicidad es y será la de todos.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2010/08/mayores-activos-mayores-sanos/

Fuente Obejuna, entre la literatura y la historia

“¿Quién mató al Comendador? / Fuente Ovejuna, señor”. Esta es la única respuesta que obtiene el juez encargado de resolver el crimen del comendador Fernán Gómez de Guzmán en la famosa obra del dramaturgo Lope de Vega. Sobre los hechos que ocurrieron en la localidad cordobesa a finales del siglo XV se han escrito ríos de tinta y, aunque unos textos son más fieles que otros a la realidad histórica, todos ellos sirven de documento de lo que allí aconteció.

Fotos de Rafael Sánchez Ruiz durante la representación del año 2006

Lope de Vega, con el particular talento de su visión literaria, trascendió la mera noticia de una sublevación popular, no inusitada en aquella época de crisis y convulsiones sociopolíticas, elevándola a la categoría de referente universal: la opresión contra la tiranía, la dignidad del pueblo llano frente a la prepotencia de los nobles. Joaquín Martínez Bjorkman consideraba esta obra como el máximo exponente del teatro político, refrendando la opinión de otros escritores que, sin llegar a esta afirmación extrema, propugnan el reconocimiento debido a una obra maestra de la dramaturgia del honor y la dignificación del pueblo1.

Debieron de ser varias las fuentes documentales en las que Lope de Vega pudo haber conocido la existencia de este tumulto popular. José Valverde, cronista cordobés, afirma que fue un opúsculo de los primeros años del siglo XVII, de autor desconocido y del que se conocen varias versiones, titulado Casos raros ocurridos en la ciudad de Córdoba, el que inspiró el texto de Lope, mudando la apresurada prosa por versos notables. Según nos refiere este autor, el relato número 21, conocido como el “Caso del Comendador de Fuente Obejuna”, es antecedente directo del drama histórico, no sólo por la minuciosidad de detalles en el asalto al castillo, la adecuación en el número de acompañantes que servían al Comendador —y que con él encontraron la muerte— y la defenestración de Fernán Gómez de Guzmán aún vivo para que cayera sobre las picas y chuzos de los pobladores que al pie de la torre aguardaban sedientos de vengar las injurias infligidas, sino, sobre todo, por la coincidencia capital de ser mujeres quienes enarbolan el estandarte de la rebelión villana2. Es idénticamente comparable el episodio histórico del juez pesquisidor que envían los Reyes Católicos para esclarecer los términos y las circunstancias de tan extraño y conturbador suceso. En ambas obras son niños y ancianos los que, bajo el potro y la mancuerda, se mantienen firmes con la voz unánime e inconmovible de “Fuente Ovejuna, señor”3.

Hemos de pensar, sin embargo, y en esto coinciden investigadores y críticos, que la obra de Lope se basa en la Chrónica de las tres Órdenes de Cavallerías de Santiago, Calatrava y Alcántara, según la versión que Francisco de Rades y Andrada4, capellán de Felipe II, realizó sobre el hecho de Fuente Obejuna en 1572, casi un siglo después, a cargo de la editorial toledana de Juan de Ayala; crónica que asimismo sirvió de referente, según asegura el profesor Francisco López Estrada5, a la obra homónima de Cristóbal de Monroy6. En ella se narran los abusos del comendador don Fernando de Guzmán contra el pueblo de Fuente Ovejuna que, ahíto de sufrir sus infamias, determina darle muerte y canibalizarlo para que de él no queden ni los restos mortales. El texto de Monroy aporta elementos pagánamente piadosos al relato de las crónicas de Alonso de Palencia, otro autor que abordó el asunto, mucho más cercano al hecho, quien pondera la bestialidad de los sublevados con exacerbado ahínco7. Cristóbal de Monroy condona al Comendador del nefando fin al que los vecinos de Fuente Obejuna lo pretenden someter. Devorado por los jueces y ejecutores, se libera de errar eternamente en las orillas negras del Aqueronte.

A pesar de las coincidencias entre ambas crónicas, las diferencias son evidentes: en la Crónica de Palencia, la figura del Comendador se acerca mucho al referente histórico que lo considera un soldado valiente y castellano de pro, avezado en la contienda y prototipo exacto del señor feudal, dueño de haciendas y vidas. Tal sería la tranquilidad del calatraveño que su guarnición estaba formada por catorce hombres, entre servidores y soldados, no siendo los muros de su castillo infranqueables ni las puertas inaccesibles. El Comendador es el primer sorprendido por la revuelta popular. “Inicua conjuración”, la nombra Palencia, provocada por la alentada descortesía juvenil de don Rodrigo Téllez Girón, cuya relación aparece envuelta en la obra de Lope en capciosas interrogaciones y recelos perceptibles, ratificación exacta de la hostilidad literaria e histórica del Maestre, al que Palencia asegura que jamás Fernán Gómez había concedido su aprecio. Asimismo, apunta la instigación del astuto don Alfonso de Aguilar, alcalde de Córdoba y, según los historiadores, personaje enigmático, como causa capital en el alzamiento de los mellarienses. No se detiene Palencia en su apología viva del comendador don Fernando Ramírez de Guzmán, como lo nombra8, a quien ensalza como “nobilísimo guerrero…, estimadísimo con título del Rey, por sus muchos servicios a la Corona, como esforzado adalid y tenaz perseguidor de los aliados del Portugués9…, valiente caudillo”. Noble caballero de ilustre prosapia, fecundo ingenio y notoria liberalidad mediadora entre sus partidarios. Acusa al pueblo de Fuente Obejuna de salvaje y fiero, de ejercitar “hábitos feroces”, propiciados por vivir en chozas, bosques y valles, alejados de toda civilización10. Palencia atribuye el linchamiento a estas causas externas que nada tenían que ver con el supuesto talante de bonhomía que se desprende de su enardecido alegato: el primer sorprendido sería el propio Comendador, que se manifiesta “libre de todo temor por parte de todos los de la villa, de quien se creía bienquisto por sus grandes bondades para con ellos porque visitaba a los enfermos, y de entre los vecinos había escogido a sus hombres de armas y les daba salario”11. No era razón suficiente el incremento de pechos por causa de las rentas anuales, si acaso una lábil excusa para secundar las insidias de los señores envidiosos y la “astucia viperina de sus enemigos”12.

Aún admitiendo el temple y la condición noble del Comendador, que éste se esfuerza en destacar frente a la efectiva dignificación de los villanos, disposición cada vez más extendida en la época, que Lope introduce con sutil delicadeza para no herir la sensibilidad de sus valedores, los hechos objetivos no admiten dudas. Era mucha la inquina contra el castellano, al que se atribuyen buenas cualidades en su juventud. La iniquidad de guerras y asechanzas debieron corromper su original talante. Tal debió ser el grado de acritud y envilecimiento que el Cabildo de Córdoba promulgó contra él una dura sentencia de excomunión, hecho que obvia Lope, ajeno a toda implicación religiosa en el suceso, y que sí recoge la obra de Cristóbal de Monroy, siendo la causa por la que Fernando Guzmán golpea y veja al cura de la villa.

Cristóbal de Monroy escribe su obra en fecha posterior a la de Lope (publicada en 1619). No es extraño que leyera el texto lopesco, aunque no se aprecian intenciones miméticas, ya que el autor sevillano tuvo acceso directo a la Chrónica de Rades, sin especial obsesión por adaptarse a la realidad histórica, quizás más cerrada que la de Lope en algunos pormenores circunstanciales, pero, in adverso modo, distanciándose del espíritu conmovedor y épico que empapa la obra del genial madrileño. Sin ahondar en motivos religioso-sociales, Monroy implica en su obra la institución eclesiástica, dotándola de singular fortaleza y hasta arrogancia: “Algún día pagaréis / tan inhumana osadía, Comendador”, siendo consciente de que presagia el trágico fin, justificándolo por la actitud belicosa y punible del castellano que amenaza con matar a los habitantes de la villa, lo que legitima la rebeldía como un acto justo de defensa propia, aunque estas líneas se hayan desdibujado en el extenso entramado de la obra por los trazos macabros y la trama amorosa que concita el interés cenital. No podemos soslayar las voces que manifiestan que el germen de la rebelión popular debió engendrarse en este decreto eclesiástico. Aunque fueran sobrados los motivos del levantamiento, aumento de tributos, como expone Palencia, o injurias verbales en denuesto de los regidores, vejación de la autoridad y violencia física contra las mujeres, según se argumenta en la obra de Lope, ninguna de estas causas excede el marco “legal” de las relaciones entre vasallos y señores feudales y, por tanto, no justifica a fortiori el acta de excomunión promulgada contra él el 4 de febrero de 1474. En este documento se establecen las causas y se relacionan las execraciones que presagiaban el trágico fin dos largos años después. Ciertamente el Cabildo increpaba a Fernán Gómez por negarse a repartir las rentas decimales que en correspondencia se atribuían a órdenes militares y autoridades eclesiásticas según convenios que en muchos casos se incumplían, provocando pleitos frecuentes. Las razones que provocaron la rebelión popular también se reflejan en esta acta de excomunión que refiere los abusos cometidos por el Comendador con las mujeres de Fuente Obejuna y otros “abominables pecados”13. No podría considerarse “abominable” en la época el derecho de pernada, por muy ignominioso que ahora nos parezca; y sí eran actos execrables la pederastia y la sodomía. El espinoso asunto queda solapado por el poderoso movimiento de la Contrarreforma; y la obra universal de Lope calla definitivamente cualquier intención histórica que pueda enmendar la plana a alguno de los términos de la heroica gesta. Si nos remitimos a las crónicas y las obras, en todas ellas intervienen como injuriados y ejecutores hombres, mujeres y niños. Si no palmaria, es elocuente esta ponderación general y repetida que, con extrema dureza, imputa al Comendador su concupiscencia desordenada y arrastra a todo el pueblo a tan encarnizado homicidio.

Lope de Vega, sobre todos, supo fundir las contradicciones y las paradojas, escogiendo los elementos más notables, dignos de emulación eterna. Él es un hijodalgo que magnifica la rebelión de un pueblo contra el señor feudal. Notable esfuerzo positivo le procura la salvaguardia de la figura ambigua del joven Maestre Rodrigo Téllez, malparado en las narraciones cronísticas que argumentan el suceso escabroso. A fin de cuentas, Lope debía satisfacer a la saga de los Girones, mecenas del poeta. Y él era además sabio conocedor de su oficio: su obra de pane lucrando debía conmover al público, arrebatarlo y atraerlo a la magnificencia y belleza del verso vigoroso que sublima el más implacable ímpetu. Sin duda, como afirma el conde de Schack, Fuenteovejuna debe ser considerada “entre las más preciadas joyas” de Lope14. Pero además de su fulgor e intensidad Fuenteovejuna de Lope encierra el secreto de lo eterno, la consideración trascendente, como afirma Menéndez Pelayo, de ser la esencia del “teatro español independiente y revolucionario”.

H I S T O R I A

1 Vid. Joaquín Martínez Bjorman, “Fuenteovejuna: el teatro político”, en Actas de las Primeras Jornadas de la Real Academia de Córdoba en Fuente Obejuna, Córdoba, Diputación Provincial, 1997, pp. 143-146.

2 José Valverde Madrid, “Fuentes que inspiraron el drama de Lope Fuenteovejuna”, en Fuente Obejuna, Revista de Feria, año 1954, p. 15.

3 Obsérvese que Valverde Madrid trastoca el orden. Estos hechos acaecen en la escena número XIV, no en la XVIII, como expone el erudito en el artículo citado.

4 “El hecho de Fuenteovejuna”, según Francisco Rades de Andrada, Chrónica de las tres Órdenes de Cavallerías de Santiago, Calatrava y Alcántara, Edic. Juan de Ayala. Toledo, 1572, pp. 79-80.

5 Cf. Francisco López Estrada, en la edición de la obra Lope de Vega, Cristóbal de Monroy, Fuente Ovejuna (Dos comedias), Madrid, Castalia, 1973, 23ª edición, p. 183.

6 Lope de Vega, Cristóbal de Monroy, Fuente Ovejuna (Dos comedias), ed. de Francisco López Estrada, op. cit.

7 Alonso de Palencia, en “La sublevación de Fuenteovejuna”, Crónica de Enrique IV, BAE. Ed. Atlas. Madrid, 1975, Tº CCLVIII, cap. IV, pp. 286-287

8 Tema interesante es el de los diversos nombres que recibe el Comendador Mayor de Calatrava en los diversos textos. Véase la edición citada de Francisco López Estrada, pp. 19-20.

9 Se refiere a Alfonso V de Portugal, esposo de doña Juana, hija de Enrique IV, pretendiente a la Corona castellana. Tanto la narración histórica como la literaria de Monroy hacen alusión expresa a la cuadrilla de soldados portugueses asentada en Fuente Obejuna por indicación del Comendador con el consiguiente cargo tributario del pueblo que habría de mantener a la soldadesca, dedicada en total impunidad y con la venia de Fernán Gómez a cometer desmanes en la Villa.

10 Vid. Alonso de Palencia, op. cit.

11 Ibid.

12 Ibid.

13 Vid. Miguel Castillejo Gorráiz, “Ante el quinto centenario de nuestra Parroquia”, en Fons Mellaria, 1994, p. 18.

14 Adolf Friedrich von Schack, escritor, erudito, arabista, mecenas e hispanista alemán, escribió en tres tomos la obra Geschichte der dramatischen Literatur and Kunst in Spanien sobre la literatura dramática española.

Texto:  MANUEL GAHETE – Fotos: RAFAEL SÁNCHEZ RUIZ.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2010/08/fuente-obejuna-literatura-historia-3/

El andalucista Francisco Romero es el nuevo alcalde de Fuente Obejuna

Releva en el cargo a la popular Isabel Cabezas, de acuerdo con el pacto suscrito

Francisco Romero recoge la bara de mando de la alcaldía de manos de la antigua regidora

Francisco Romero Rodríguez, del Partido Andalucista (PA), es el nuevo alcalde de Fuente Obejuna tras el pleno celebrado el 15 de junio, en el que fue elegido para sustituir a Isabel Cabezas, del Partido Popular (PP). El relevo daba cumplimiento al acuerdo de coalición firmado por ambas formaciones tras las elecciones municipales de 2007, según el cual el PP ocuparía la alcaldía durante tres años y el PA el cuarto restante hasta los próximos comicios de 2011.

El nuevo alcalde tiene 49 años, está casado y es padre de cuatro hijos. En el periodo 1999-2003 fue alcalde pedáneo de Argallón. En las elecciones de 2004 y 2007 fue elegido concejal como cabeza de lista del PA. Antes de ser elegido regidor ocupaba la primera tenencia de alcaldía y el cargo de responsable de juventud y deportes, participación ciudadana y coordinación de las aldeas. También es miembro del comité nacional del PA.

En el discurso de toma de posesión señaló que uno de sus retos principales será el de “servir de nexo de entendimiento y unión entre todos, dándole el protagonismo al pueblo y a sus ciudadanos”. Definió como otro de sus objetivos “gobernar con honestidad y humildad, valores que considero imprescindibles”, y como su deber, “ejercer una política no excluyente, constructiva, lo más llana y participativa posible, contribuyendo así, al buen funcionamiento de nuestro municipio con sus aldeas”.

Francisco Romero explicó a Sierra Albarrana las líneas principales de su mandato.

Sierra Albarrana. ¿Cuáles son los principales proyectos que van a centrar su año como alcalde?

Francisco Romero. Con los tiempos que se avecinan reconozco que será un periodo difícil, debido a la crisis que estamos atravesando y a los planes de ajustes correspondientes. Dada la situación, mi labor irá encaminada al empleo, a las buenas relaciones con los municipios colindantes, a conseguir una buena gestión económica en beneficio de todos. Como proyectos concretos, quisiera comenzar uno a nivel deportivo y otro a nivel social muy necesarios para Fuente Obejuna y las aldeas, que desvelaré más adelante.

SA. ¿Qué va a significar este relevo para la localidad y su partido?

FR. Significará otra forma de gobernar, más cercana a los ciudadanos y en todas direcciones, en la que la opinión de todos será importante. Los andalucistas, bajo mi punto de vista, tenemos la capacidad de que con pocos medios logramos cosas importantes, ya que basamos nuestra labor en el trabajo y lógicamente, los resultados, tarde o temprano, llegan. Además pretendemos ser una alternativa de gobierno diferente a la que estamos acostumbrados desde hace muchos años y ser el referente en la zona para que otros municipios se animen porque, además de ser un partido político, somos una gran familia.

SA. ¿Podría enumerar las actuaciones más relevantes realizadas desde su concejalía en estos tres años?

FR. En coordinación de aldeas he intentado que en las catorce se acometan actuaciones basándose en la necesidad, igualdad y proporcionalidad, y en todas hemos actuado durante este periodo. Con respecto a las asociaciones, todas aquellas que han solicitado mi ayuda y colaboración, ahí he estado con ellas. En juventud y deportes es donde he podido adoptar medidas con mayor libertad e independencia y, sinceramente, se han conseguido muchísimas actuaciones. Más del 400% de lo que dije en mi programa electoral.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2010/06/andalucista-francisco-romero-alcalde-fuente-obejuna/

Los alcaldes pedáneos de Hornachuelos y Fuente Obejuna se dan cita en El Cabril

Los representantes de las pedanías durante su visita a la instalación. Foto: Rafael Heras.

La jornada sirvió para poner en común los problemas, inquietudes y expectativas de futuro compartidas por estas aldeas y poblados .

Las instalaciones de El Cabril han servido como lugar de encuentro para unir a los delegados de la alcaldía en las aldeas de Fuente Obejuna y los poblados de colonización de Hornachuelos. El fin ha sido la convivencia entre los responsables de estas pequeñas localidades con problemáticas similares y que, a pesar de pertenecer a municipios vecinos, están alejadas entre sí.

A esta jornada acudieron los representantes de Argallón, Los Morenos, Alcornocal, Cañada del Gamo, Ojuelos Altos, Navalcuervo, Posadilla, Cuenca y Los Pánchez, por parte de Fuente Obejuna, y por la de Hornachuelos asistieron los delegados de Bembézar, Céspedes y Mesas de Guadalora.

En la reunión se pusieron en común los problemas, inquietudes y expectativas de futuro que afectan a estas poblaciones. Su principal dificultad es el retroceso de la población por falta de políticas que permitan a la gente joven construir nuevas viviendas o acceder al mundo laboral. Por eso, la población activa se marcha, quedando sólo los mayores, y como consecuencia van desapareciendo servicios públicos (escuelas, etc.). Otro problema común de estas pedanías son las comunicaciones, pues los accesos suelen ser muy deficientes.

Se plantearon varias alternativas para hacer frente a esta situación: la formación, que permita reconvertir los trabajos tradicionales en otros más rentables, como la agricultura ecológica; potenciar y alentar el turismo rural y, sobre todo, instar a los ayuntamientos de Fuente Obejuna y Hornachuelos a ofertar suelo urbanizable en el Plan General de Ordenación Urbana para evitar la marcha de los jóvenes y atraer a nuevas familias. Además, en este encuentro surgió otro proyecto: crear un foro de alcaldes pedáneos y delegados de los alcaldes para poner en común problemas y reivindicaciones con una fuerza mayor ante la Administración.

La reunión fue facilitada por la dirección de El Cabril con motivo de la visita a las instalaciones de los distintos representantes pedáneos. (RAFAEL HERAS)

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2010/06/alcaldes-pedaneos-hornachuelos-fuente-obejuna-dan-cita-cabril/

Fiebre por los bailes de salón

Parejas de varias localidades aprenden a moverse a ritmo de chachachá y bachata

¿Qué tienen en común más de cuarenta parejas de Peñarroya-Pueblonuevo, Granja de Torrehermosa y Fuente Obejuna, reunidas todos los viernes en el asador El Candil de esta última localidad? Pues… los bailes de salón. Allí se reúnen cada semana para aprender y dar rienda suelta a lo que se ha convertido en los últimos meses en una de las aficiones favoritas de la comarca.

Los alumnos tienen la oportunidad de practicar el merengue, el chachachá, la bachata, el tango, el pasodoble y hasta el rock and roll. Sobre la pista hay personas más expertas que otras; por eso, los cordobeses Rafi García y Rafa Guarnizo, los profesores de la escuela de bailes de salón Cordobaila y responsables de la iniciativa, adaptan las enseñanzas a todos los niveles. Esta pareja, que imparte clases desde hace once años y ha obtenido varios premios, sabe que la salsa y el tango son las modalidades que más se les resisten a sus alumnos, mientras que el merengue es la que aprenden con más facilidad.

Como apunta la profesora, además del beneficio físico “se conoce a mucha gente y se te olvida todo, hasta las deudas”. Un claro ejemplo son Elisa e Isidro, una pareja de principiantes de mediana edad, que acuden todas las semanas “porque hacemos ejercicio, pasamos el rato con otras parejas del pueblo, nos divertimos y nos reímos mucho”. Y si hablamos de los requisitos para ser un buen bailarín, Rafa y Rafi lo tienen claro: “Tener buen oído musical, una buena disposición y que te guste el baile”. La juventud no es indispensable, y así lo demuestran Obdulia y Antonio, que a sus sesenta y tantos años se mueven al son de cualquier música. “Venimos porque nos gusta mucho bailar y pasarlo bien”, aseguran.

A Rafi no deja de sorprenderle cómo “los hombres, que son habitualmente los más reacios a venir a las clases, son los que más se enganchan”. Y para Rafa hay una imagen por la que siente debilidad: “Ver bailar a un abuelo con su nieta, a un padre con su hija o a un yerno con su suegra”. No es la primera vez que se imparte un curso de bailes de salón en Fuente Obejuna. La asociación de mujeres Laurencia impulsó el primero. Manoli y Rafael, ambos en la treintena, asistieron entonces y repiten ahora. “Venimos por segunda vez y estamos aprendiendo muchísimo; nos encanta”, explica Manoli. El área de Igualdad y Servicios Sociales del Ayuntamiento, al frente de la que se encuentra la concejala Montse Ventura, ha apostado de nuevo por traer el baile a Fuente Obejuna.

El local previsto para dar las clases era el de la escuela municipal de música pero se quedó pequeño; de hecho, hay una lista de espera de veinte personas interesadas en asistir a las clases. Los profesores están sorprendidos por el éxito que ha tenido la actividad.

Si siente debilidad por la música y el baile y quiere unirse a Elisa e Isidro, Obdulia y Antonio, Manoli y Rafael puede informarse en la dirección de correo rafaguarnizocordoba@hotmail.com y en el teléfono 627 028 880. Lo más probable es que le entre fiebre… la de los bailes de salón.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2010/04/fiebre-bailes-salon/

Los Caballos, protagonistas por un día

La asociación hípica Virgen de Gracia celebra el I Raid Valle del Guadiato

La Peña Hípica Virgen de Gracia, asociación muy activa en la zona, organizó el pasado 16 de enero la primera edición del Raid Valle del Guadiato. La prueba, que transcurrió entre Fuente Obejuna y La Coronada, contó con la participación de veintinueve jinetes —siete de ellos amazonas—, procedentes de diferentes rincones de Andalucía: El Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera, Écija, Belmez, Herrera, Córdoba y de la misma Fuente Obejuna. Los espectadores pudieron disfrutar de la estampa de estupendos ejemplares de caballos árabes, anglohispanos y angloárabes. El evento estuvo patrocinado por la Federación Andaluza de Hípica y contó con la colaboración del Área de Deportes del Ayuntamiento de Fuente Obejuna.

El raid se dividió en tres categorías, atendiendo a la pericia y experiencia de los jinetes. Los más expertos, agrupados en la categoría Cero Estrella, recorrieron 80 kilómetros; los de nivel intermedio —categoría Promoción—, 40 kilómetros, y los novatos –categoría Iniciación-, 20 kilómetros. En este último grupo, el más numeroso, se encontraban los dos jinetes más jóvenes, la mellariense Laura Rodríguez y el espeleño Rafael Ruiz, ambos de diez años.

En esta disciplina hípica se ponen a prueba la habilidad, la velocidad y la resistencia física y psicológica tanto del caballo como del jinete. Las claves son dosificar el esfuerzo y llevar un ritmo adecuado durante la prueba porque, si al llegar a la meta los jueces miden las pulsaciones del animal y éstas superan los parámetros permitidos, los participantes son descalificados. Por eso es habitual, como ocurrió también en esta ocasión que los competidores realicen paradas a lo largo del recorrido para que los caballos beban y descansen.

Diferentes momentos de la prueba celebrada el pasado año.

En la ceremonia de entrega de trofeos, celebrada en el recinto de la Feria Agrícola y Ganadera (Faga) de la localidad mellariense, José Antonio Calderón Baquerizo recogió el primer premio en la categoría Cero Estrella, la única que puntuaba de manera oficial. Calderón es un jinete experimentado, que en 2008 ya fue campeón del III Raid Kaliber Tierras de Al Andalus, conocido como el París-Dakar a caballo y uno de los más exigentes del mundo en su modalidad. Artesana, la yegua con la que competía, propiedad de Paco Cobo, obtuvo los galardones de mejor animal participante y de ganador del I Raid Valle del Guadiato. En segundo y tercer lugar quedaron, respectivamente, el jinete Salvador Garrido Cabral, montando a Coqueto, y el ecijano Francisco Luque Bavía, a lomos de Aleña. La ceremonia se clausuró con la entrega de obsequios a todos los participantes.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2010/02/caballos-protagonistas-dia/

El cielo, desde Piconcillo

Cúpula del observatorio de Piconcillo.

Un grupo de aficionados funda una asociación para difundirla astronomía y la ciencia en la comarca.

En Piconcillo no saben lo que es la contaminación lumínica. En esta pedanía de Fuente Obejuna, con ochenta habitantes y que dista 14 kilómetros del casco urbano, la limpieza de su cielo es su sello de identidad; por eso, un grupo de aficionados a la astronomía decidió fundar allí la Asociación Astronómica de Piconcillo.

Lo suyo no es una moda por estar en el año que estamos —2009, Año Internacional de la Astronomía—, sino “el deseo de difundir la astronomía y la ciencia de manera altruista, para que, si fuera posible, todo el mundo pueda ver y conocer el cielo y disfrutarlo”. Éstas son las palabras de su presidente, Francisco Manuel Santos. Ahora son 17 socios, procedentes de las provincias de Córdoba, Málaga y Barcelona; de los municipios pacenses de Granja de Torrehermosa y de Azuaga, y hasta de Argentina. “No es extraño la presencia de socios del otro lado del charco, ya que los aficionados a la astronomía están en estrecho contacto a través de Internet, herramienta mediante la que difunden sus observaciones a cualquier lugar”, aclara el presidente. Le acompañan en la directiva Aniceto Torres, vicesecretario; Josefa Antonia Romero, secretaria; María Jesús Romero Fernández, tesorera, y los vocales, Adriano Espinal, José María Santos, Ezequiel Espinal y Carmen Romero.

Sobre estas líneas, Francisco Manuel Santos, presidente de la asociación.

Aunque el proyecto asociativo no se concretó hasta marzo de 2008, el germen del grupo se remonta a 2004, cuando un grupo de amigos aficionados a la observación del cielo, con Francisco Manuel a la cabeza, construyeron una cúpula que alberga hoy su observatorio, dotado con los instrumentos necesarios para la tarea. Esta sede es provisional, pues la alcaldesa de Fuente Obejuna les ha prometido la cesión de un terreno para que edifiquen su sede y el observatorio. De momento, ya hay una firma implicada en el proyecto: la empresa Puente Grúas Esquinas, a la que citan con agradecimiento, les facilita y regala unas vigas y materiales que no se fabrican en Andalucía, de los que sólo tendrán que pagar los portes.

En cuanto dispongan de una sede, la Asociación Astronómica de Piconcillo diversificará sus objetivos: un grupo se encargará del estudio de los planetas; el siguiente, del cielo profundo — las galaxias—, y el último, de los meteoritos que se encuentran en la misma órbita que la Tierra y que pueden caer en ella. Otra de sus metas es la adquisición de material: cámaras, sistemas de seguimiento con buenas monturas y filtros, y también telescopios mayores.

Pero los amigos de esta asociación no sólo se dedican a la observación del cielo: también preparan distintos eventos. En agosto organizaron la Fiesta de las Estrellas, que consistió en observar las Perseidas, como se conoce a la lluvia de meteoros que cada año tiene lugar en ese mes; han impartido cursos y talleres durante las III Jornadas Internacionales de Minería y Patrimonio Ciudad de Peñarroya-Pueblonuevo; participaron con un stand en la Feria Agrícola y Ganadera de Fuente Obejuna (FAGA), y organizaron una sesión de observación en El Cabril.

Ya saben, si quieren perderse en un mar de estrellas, sentir la cercanía de la Luna o saber lo pequeños que somos en el universo, diríjanse a ellos: estarán encantados de mostrarles sus conocimientos, adquiridos en el limpio cielo mellariense de Piconcillo. Los pueden encontrar en la dirección de Internet http://aapiconcillo. blogspot.com.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2009/12/cielo-piconcillo-2/

Un autogiro fabricado en Fuente Obejuna bate récords

Foto: ELA Aviación.

El teniente coronel Fernando Roselló entra en el ‘Libro Guinness’ pilotando un aparato fabricado por la empresa ELA Aviación.

Fuente Obejuna hace historia de nuevo. Si ya era conocida gracias a la obra de Lope de Vega, ahora es un referente en la fabricación de autogiros, esas aeronaves provistas de alas en forma de hélice, articuladas en un eje vertical, que giran por efecto de la resistencia del aire durante el avance del aparato y le sirven de sustentación. Con uno de ellos el pasado mes de junio Fernando Roselló, teniente coronel del Ejército del Aire, ha batido dos récords mundiales y ha entrado en el Libro Guinness de los Récords como el de vuelo más largo sin escalas sobre el mar —1.307 kilómetros de distancia— y el de velocidad media —161 km/h—. El modelo utilizado por el teniente coronel fue un ELA 07 Cougar de serie, con motor Rotax 912 ULS, al que le fueron colocados tanques de combustible suplementarios de 130 litros, que son los utilizados normalmente en labores de fumigación. Fernando Roselló recorrió la distancia entre la base de Rota (Cádiz), desde donde salió, hasta la isla de Gran Canaria en un tiempo de ocho horas y siete minutos.

Sobre estas líneas, el teniente coronel Fernando Roselló a bordo del autogiro con el que logró el récord Guiness. A continuación, varios aparatos fabricados por ELA Aviación. Foto: ELA Aviación.

El artífice técnico y promotor de esta aventura es Emilio López Alemany, un emprendedor que hace cuatro años tomó la decisión de instalar su empresa ELA Aviación en Fuente Obejuna. Este hombre ya fabricaba autogiros en Griñón, Madrid, en los años noventa. “Empezó como una afición —explica López Alemany—. Primero fabriqué un pequeño avión, como amateur, y luego, un autogiro con varios amigos. ¿Por qué? Porque pensé que no se había investigado lo suficiente y confiaba en su forma de volar”. A ese primer autogiro le siguió otro, en el que se formarían los alumnos en la Escuela de Pilotos de Casarrubios, en Madrid. Así, poco a poco, con sólo su título de piloto privado, sus ganas de trabajar y su empeño en estudiar este tipo de aparatos consiguió poner en pie una primera fábrica. Como funcionaba y necesitaba más espacio se instaló en una nave de Griñón; cerca, en el campo de vuelo probaba sus autogiros. De eso hace ya unos años y en esa fábrica vieron la luz varios modelos.

Sin embargo, hace unos años, el azar y un curso que tenía que impartir le llevaron a Fuente Obejuna. Vio entonces que el polígono industrial El Blanquillo estaba junto al aeródromo municipal. “Me venía de maravilla que estuvieran uno al lado del otro. Así que dejé Madrid y me instalé aquí hace cuatro años”. En ese tiempo sus instalaciones se quedaron pequeñas, por lo que las ha ampliado hasta los 2.500 metros cuadrados de los que dispone en la actualidad en el polígono industrial mellariense, más otros 14.000 previstos para posteriores ampliaciones.

El autogiro, el invento español de Juan de la Cierva, es ahora diseñado y fabricado en Fuente Obejuna por una veintena de empleados y exportado prácticamente a los cinco continentes y a lugares tan dispares como Australia, Israel, Irán o México… Cada año vende unos setenta aparatos, que tienen un precio medio de 40.000 euros, “aunque éste con la crisis los compradores están algo remisos”, añade.

Emilio López Alemany, dueño de ELA Aviación, durante la inauguración de la fabrica de Fuente Obejuna.

Los usos de estos autogiros abarcan desde el apartado recreativo hasta el control de fronteras, de tráfico, la vigilancia aérea o las labores de fumigación, aunque “la mayor parte de ellos los vendemos a particulares para uso deportivo”, admite López Alemany.

En la actualidad Emilio López Alemany tiene muchos proyectos, entre otros la diversificación de las actividades de su empresa, la mejora de la pista de aterrizaje de ultraligeros que se encuentra situada a escasos metros de su fábrica, y el desarrollo de un autogiro cabinado.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2009/10/autogiro-fabricado/

Cuando Fuente Obejuna se transforma en “Fuenteovejuna”

Escena de la última representación de “Fuenteovejuna” en el pueblo, que tuvo lugar en 2006. La alcaldesa, Isabel Cabezas, explica que no se puede hacer todos los años por su alto coste. Fotos: Rafael Sánchez Ruíz.

El pueblo entero participa en la representación teatral de la inmortal obra de Lope de Vega.

Las representaciones de teatro popular son algo más que un homenaje de los pueblos a un capítulo importante de su historia. Son también algo más que un reclamo turístico o una oportunidad para que los vecinos que las ponen en escena gocen de esos 15 minutos de gloria que Andy Warhol decía que todo el mundo merecía al menos una vez en su vida. Fuenteovejuna, en la localidad que le da nombre; La vaquera de la Finojosa, en Hinojosa del Duque; El halcón y la columna, en Belalcázar; El Gran Capitán, alcaide de Santaella; La noche de la media luna, en Aguilar de la Fontera … son mucho más que todo eso. Acomódense en su butaca y compruébenlo.

Fuenteovejuna es algo así como la madre de todas las representaciones de teatro popular que se celebran en Córdoba. La obra del inmortal Félix Lope de Vega y Carpio vio la luz allá por 1614. Cuentan los libros que, para su creación, el autor se apoyó posiblemente en el pasaje Hecho en Fuenteovejuna, que aparece en Crónica de las Tres Órdenes y Caballerías de Santiago, Calatrava y Alcántara, de 1572. En ella se puede leer una descripción de los abusos del Comendador mayor Fernán Gómez de Guzmán sobre los vecinos de la villa y el relato de su muerte. Fuenteovejunano sólo atesora Inmortalidad, sino también universalidad. Desde que en 1822 fuera traducida al francés, la obra tiene una versión en prácticamente todos los idiomas y se ha representado en muchos puntos del planeta. “Es que es algo que siempre está de actualidad, porque representa la lucha contra la injusticia y el poder absoluto”, detalla el diputado provincial de Cultura José Mariscal. Además de la lucha contra la tiranía, traducida en que todo un pueblo se autoinculpa en la muerte del opresor, los temas que tejen el resto de la trama son el amor y la ambición. La acción transcurre en 1476, durante el reinado de los Reyes Católicos —que también son personajes—, cuando los amantes Laurencia y Frondoso luchan por su amor contra las interferencias del Comendador. Los abusos que éste comete desde su posición tienen como contrapunto la actitud del pueblo, que no ansía poder sino justicia.

Foto: Rafael Sánchez Ruíz.

El 24 de agosto de 1935, la más conocida de las obras de Lope cobró vida, por primera vez en la época contemporánea, en la plaza de la localidad donde ocurrieron los hechos narrados. Fue interpretada por la compañía de Enrique Borrás y Margarita Xirgu, la más importante de España. Desde entonces, varios grupos de teatro profesional representaron en Fuente Obejuna la historia de Laurencia y el Comendador, con la participación de los vecinos únicamente como extras. En 1956, por ejemplo, corrió a cargo de la compañía de José Tamayo, con Aurora Bautista como actriz principal; y en 1962 fue la compañía Lope de Vega la encargada de poner en escena la obra en suelo melariense, ccon José Osuna como director y Manuel Dicenta, Francisco Piquer y Analía Gadé, en sus principales papeles. En 1987 se acordó que sería representada exclusivamente por los vecinos, aunque la dirección teatral se mantiene en manos de prestigiosos profesionales, algo que se ha hecho desde entonces en seis ocasiones: en los años 1992, 1994, 1997, 2000, 2004 y 2006.

En 2009 la obra volverá a ponerse en escena. “Creemos que cada tres años está bien, ya que es algo muy costoso de hacer”, explica Isabel Cabezas, alcaldesa de Fuente Obejuna. Este año las representaciones se harán entre los días 19 y 23 de agosto. “No se trata sólo de un hecho cultural, sino también de desarrollo económico, ya que una vez que se pone todo en movimiento pasan por Fuente Obejuna miles de personas, tanto de España como del extranjero”, afirma la alcaldesa. Los alojamientos rurales, el hotel municipal y las casas de alquiler cuelgan el cartel de completos “y los empresarios tienen la oportunidad de obtener importantes beneficios”, señala Cabezas.

Los ensayos para las funciones de este año comenzaron a principios de julio. Desde 1987 son los habitantes de Fuente Obejuna los que dan vida a los personajes de la obra de Lope. Los responsables artísticos de la función alaban la entrega voluntaria de los vecinos para que cada cierto tiempo Fuenteovejuna se haga realidad.Foto: Rafael Sánchez Ruíz.

En la representación de este verano participarán más de trescientas personas en un montaje dirigido, al igual que la edición de 2000, por Fernando Rojas, quien en aquella ocasión introdujo la gran novedad del directo para los diálogos, poniendo punto y final al play-back que fue la banda sonora de las dos primeras representaciones vecinales —las de 1994 y 1997—. De esas trescientas personas, una treintena son personajes con texto; aproximadamente un centenar componen la masa del pueblo, y el resto son soldados, de montaje. “En esta edición, la puesta en escena posee más plasticidad, espectáculo y un mensaje más directo contra el fanatismo”, insiste Rojas. Desde el comienzo de los ensayos, a principios de julio, el director trata de transmitir esa idea a sus actores. “La localidad se vuelca con esta manifestación cultural en la que colaboran de manera altruista muchos de sus habitantes. Y es que la obra pretende movilizar a todas las fuerzas vivas del pueblo: pintores, artesanos, miembros de los talleres de cultura, alumnos del conservatorio municipal… El espectáculo sin los vecinos no tendría sentimiento”, recalca el máximo responsable de la puesta en escena. El mismo director define la obra como una labor de creación colectiva popular guiada por un equipo de profesionales que apuesta por potenciar la plasticidad del espectáculo y el cuidado de la iluminación y el vestuario. “Todos ponen pasión. Desde los actores, que sin ser profesionales del teatro se dejan el alma en la representación, hasta los miembros del taller de costura, que también han abandonado muchos días sus quehaceres tras el trabajo para dedicarse a poner a punto Fuenteovejuna”, añade la alcaldesa, Isabel Cabezas.

“Tampoco quiero olvidar que este año he vuelto a contar con Lorenzo Collado, que es un gran decorador que ha trabajado en muchas películas. Lorenzo tiene la mano fácil para el dibujo y el ingenio, y a él le debemos la escenografía y el vestuario”, detalla Rojas, quien incide en la importancia de que el espectáculo se muestre ahora con sonido directo. “En la representación del año 2000 introduje el directo porque el teatro es la voz y la presencia. A partir de ese momento me propuse que esa voz hay que matizarla más, dar más fuerza al verso y a lo que quiere decir Lope, y eso es lo que hemos hecho este año, trabajar esos matices de voz con los actores y profundizar en las mecánicas entre la voz y el gesto”, recalca. Pero la puesta en escena de 2009 también será recordada como aquella en la que el equipo de producción puso un especial énfasis en los elementos y materiales que tienen que ver con el aspecto guerrero y militar de una obra cuya acción se desarrolla en el siglo XV. “Resaltaría que es un montaje más espectacular e impactante que los anteriores, y también más comprometido con la denuncia del fanatismo, la tortura y el padecimiento humano”, insiste Fernando Rojas.

Un momento de la representación de la función de este año en la sede de la Diputación de Córdoba. Foto: Rafael Sánchez Ruíz.

Se ha cuidado al detalle la iconografía. “Por ejemplo, le hemos dado un mayor realismo a todo lo que son los materiales y elementos del ámbito guerrero para representar las escenas de esas batallas del siglo XV”, cuenta el director. Para ello se ha confiado en el trabajo del taller de un artesano de la Comunidad Valenciana.

Muchas horas de esfuerzo y el poder moldeador de Fernando Rojas consiguen convertir a Fernando Murillo en el Comendador Fernán Gómez de Guzmán; a Ana Molina, en Laurencia; a Francisco Pulgarín, en Frondoso; a Silvia Mellado, en Pascuala; o a María Isabel Rodríguez, en Jacinta. “El teatro, que es hacer y no decir, abre con Fuenteovejuna el telón imaginario de una página soñada por un poeta, refrendada por la historia y vivida por los protagonistas actuales, herederos, sin duda, de aquellos hombres y mujeres que sufrieron en sus carnes la injusticia, la violencia y la falta de respeto”, subraya el director, quien puntualiza que “no podemos olvidar, sin embargo, que adquiere una gran importancia la participación del propio pueblo en su mismo pueblo, lo que proporciona a esta obra una proyección que tal vez nunca tuvo en los corrales de comedias y que permite revivir a vecinos de Fuente Obejuna su historia, honrándola”.

LAS HIJAS DE ‘FUENTEOVEJUNA’.

Foto: Rafael Sánchez Ruíz.

Varios son ya los municipios cordobeses que han seguido los pasos de Fuente Obejuna en lo que se refiere a rendir homenaje a su historia a través de representaciones de teatro popular. Con carácter anual y en julio, La noche de la media luna recrea la etapa medieval de Aguilar de la Frontera. Se trata de un viaje al pasado, ambientado en el propio marco donde sucedieron los hechos más relevantes de este pueblo monumental y en el que más de un centenar de actores dan vida a siete escenas históricas. Los asistentes pueden contemplar la conquista y la repoblación de las tierras cercanas, y ser testigos del asalto a la villa por los hombres de armas del rey Pedro I, en guerra con su hermanastro Enrique II. Los textos son obra de Francisco Cabezas.

Sin embargo, la representación más parecida a Fuenteovejuna en puesta en escena es, quizá, La vaquera de la Finojosa. “Moza tan fermosa / non ví en la frontera / como una vaquera / de la Finojosa/. Faciendo la vía / del Calatraveño / a Santa María, / vencido del sueño,/ por tierra fragosa, / perdí la carrera, / do ví la vaquera / de la Finojosa”. Estos versos de Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, escritos durante el primer tercio del siglo XV, tras el paso del marqués por Hinojosa del Duque, se han convertido en el eje argumental de una representación en la que participan cerca de 250 vecinos. La obra, creada por el dramaturgo Francisco Benítez, se centra en los devaneos y pretensiones amorosas del marqués de Santillana y la vaquera, empleando como escenario la plaza de la Catedral de la Sierra.

Foto: Rafael Sánchez Ruíz.

También de Francisco Benítez es El halcón y la columna que, de momento, tan sólo se ha representado una vez. Fue en 2006, en el histórico patio del convento de Santa Clara de la Columna, en cuya cripta reposan los restos de la familia condal de esta localidad que entre los años 1432 y 1483 —los tiempos recreados en la trama— era como la capital de la comarca. Más de cincuenta vecinos dieron vida a una historia que se inicia con la muerte de Don Gutierre, maestre de Alcántara, que narra después los entresijos palaciegos de la vida de su hijo Alfonso y de Elvira de Zúñiga y la muerte de éste, que continúa con la lucha de Elvira por mantener y enriquecer su señorío, para terminar con la toma de hábitos del que, según el autor, sería el primer conde de Belalcázar, Gutierre de Sotomayor, que pasaría a la historia como Fray Juan de la Puebla.

También en 2006 se puso en escena El Gran Capitán, alcaide de Santaella gracias a más de doscientos vecinos de la localidad que da nombre a esa representación. El autor, Rafael Ruiz González, recreó en dos actos la rendición de la antigua aljama árabe de Shant´Yala a los ejércitos castellanos del rey Fernando III El Santo, acaecida en 1241; y los sucesos de 1474, cuando don Gonzalo Fernández de Córdoba, futuro Gran Capitán, y su esposa doña Isabel de Sotomayor, fueron apresados por una traición de su primo don Diego para ser posteriormente liberados.

DEL PUEBLO POR EL PUEBLO.

Foto: Rafael Sánchez Ruíz.

El grupo de teatro La Tramoya de Fuente Obejuna se ha convertido en una cantera de actores perfecta para representar la inmortal obra de Lope de Vega. Rafael Castillejo, que en este año dará vida al Maestre, es un ejemplo de ello. Rafael, un estudiante de 17 años, ya ha sido figurante en ediciones anteriores de Fuenteovejuna. “Aunque he tenido algo de experiencia gracias a La Tramoya, prefería que, en mi primera intervención en un papel con diálogo, mi personaje no tuviera que hablar mucho. Lo afronto con mucha ilusión”, explica. También pasó por La Tramoya Marisa Rodríguez, que ahora forma parte de la Asociación Cultural Atreyu, “con la que hemos hecho varias adaptaciones de a obra, llevándola incluso hasta tierras catalanas”. Marisa, de 28 años y diseñadora gráfica, se meterá este agosto en la piel de Jacinta. “Es el único personaje femenino que me queda por intepretar”, destaca. En la representación de Fuenteovejuna del año 2000, también con Fernando Rojas como director, fue Laurencia, el personaje femenino principal. “Este año nos hemos presentado mucha gente para los personajes principales y creo que está bien que esos papeles los interprete gente nueva, ya que siempre tendrá algo diferente que aportar”, asevera.

Otras poblaciones han seguido el ejemplo de Fuente Obejuna representando obras que discurren en sus tierras. De arriba abajo: Aguilar de la Frontera (“La noche de la media luna”), Belalcázar (“El halcón y la columna”), Hinojosa (“La vaquera de Finojosa”) y Santaella (“El Gran Capitán, alcaide de Santaella”). Foto: Rafael Sánchez Ruíz.

Fernando Rojas ha querido que este año Laurencia sea Ana Molina, una arquitecta de 27 años, quien asegura que “puede que a algunos la concesión de papeles nos haya pillado un poco verdes; no obstante, el director y su equipo te ayudan bastante, te mastican las frases para que las entiendas”. Ana tampoco es nueva en la obra ; fue Pascuala en 1997. “El hecho de que seas Laurencia o Pascuala es secundario, porque el verdadero protagonista de la obra es el pueblo”, anota, a la par que aboga por que “Fuenteovejuna siga traspasando lo meramente municipal y provincial y sea un reclamo turístico nacional e incluso internacional”. A Ana le dará este año la réplica Fernando Murillo, un estanquero de 33 años que interpreta al Comendador y que también ha hecho sus pinitos artísticos en La Tramoya. “Me ha sorprendido que Fernando me haya dado este papel. Era la primera vez que me presentaba al casting, ya que en otras ocasiones trabajaba por la noche y me era imposible”. Su experiencia en las tablas le dice, al igual que a sus compañeros, que “a pesar de que no soy actor profesional, no creo que sienta la mirada de más de 2.000 personas pendientes de lo que hago. Me tengo que meter tanto en el papel que no seré Fernando Murillo, sino el Comendador, y a mis compañeros les pasará igual”. A todos ellos los acompañarán en los papeles principales Silvia Mellado, como Pascuala; Francisco Pulgarín, como Frondoso; José García, como Mengo, y Ángel Luis Martín, como Flores.

Foto: Rafael Sánchez Ruíz.

Foto: Rafael Sánchez Ruíz.

Todos tienen el mérito de haberle regalado el tiempo libre de su verano a sus personajes, “con innumerables ensayos que suman muchas horas, pero cuyo resultado merece muy mucho la pena”, sentencia Marisa.  (FCO. JAVIER CANTADOR)

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2009/08/cuando-fuente-obejuna/