Imprimir esta Página

Club de Lectura de Adultos

Los componentes que conforman el Club de Lectura “Fuenteovejuna” son los siguientes:

  • Carmen Sánchez Muñoz
  • Josefina Ventura Pérez
  • Teresa Casado Montenegro
  • Natividad Serena Perea
  • Isabel Benavente Ramírez
  • María Nieves Mellado Caballero
  • María Jesús Morillo Velarde Alfonso-Calderón
  • María de Guía Castillejo García
  • Pilar Paños Paños
  • Manuel Gahete Jalón
  • Francisca Tabales Sedano
  • Elia Zalamea López
  • Antonia Pozo Camacho
  • Mª Balbina López Caballero
  • Mª José Robas Molero
  • Isabel Hernández García
  • Amparo Hidalgo Cabezas
  • Félix Rodríguez Durán
  • Purificación Amador Vela
  • Victoria Damián Triviño
  • Dolores Agredano Magarín
  • Fco. Javier Cabezas Chávez
  • Tránsito Blázquez Rodríguez
  • Ascensión Rufo Montero
  • Alfonso Fernández Mellado

¿Qué piensan algunos de sus componentes sobre el Club de Lectura?:

Algunos integrantes han querido colaborar con estas páginas, aportando sus propias conclusiones sobre lo que piensan del Club de Lectura. Previamente, se ha realizado una breve reseña histórica de nuestra biblioteca.

 Breve reseña bibliográfica de nuestra Biblioteca

Discurrían los años setenta, cuando guiada por mi afán de conocimiento, hice mi primera visita a la Biblioteca Municipal, por entonces recién abierta al público, en las instalaciones de la planta baja del Ayuntamiento, donde estuvo situada la Prisión del Partido, como se anunciaba en el rótulo escrito en letras negras, sobre el dintel de la puerta, y que confrontaba con la puerta del sol de la Iglesia Parroquial.

No sé de quien partió esta idea, pero me regocijé por el cambio. La ubicación de un centro cultural, en un centro de penitenciaría. Cambiar la privación de libertad física por la libertad cultural. En aquellos albores, se trató de una pequeña biblioteca, en donde había más libros amontonados en cajas que sobre las estanterías, por carecer de espacio. Mas la recuerdo armoniosa y ordenada. Con la amplia sonrisa del entonces vocacional bibliotecario inundando todos sus recovecos. Un hombre con inquietudes literarias, que por amor a la cultura, dedicaba después de su jornada laboral, horas interminables a recopilar, clasificar, investigar…. y los muchos quehaceres que esta dedicación conlleva. Valga esta introducción, como pequeño, pero muy merecido homenaje al que hace unos meses, se alejó de esta existencia, pero que dejó su huella imborrable en el recuerdo de quienes por entonces y hasta ahora, hemos compartido con él, esta afición de – devoradores de libros -. Recuerdo y gratitud por siempre, Alfonso Fernández Naranjo.

Creo que llegó un momento, en que la cabida de libros era imposible en este local. A esto se fue añadiendo la necesidad de consulta de los escolares de los distintos Centros del pueblo. Se abrió por entonces el Instituto de Enseñanza Media y la necesidad de más espacio se hizo apremiante.

Las nuevas instalaciones de la biblioteca, se llevaron a cabo, en anexos de la Ermita de la Caridad, donde por el siglo XV, dio cabida al Hospital de la Santa Caridad, según atestiguan los documentos sitos en el Archivo Parroquial. Durante varios siglos, su dedicación fue prioritaria a socorrer enfermos de ambos sexos y pobres transeúntes, además de ayudar aportando las dotes a las muchachas casaderas. Estos cometidos no sólo se circunscribían a las necesidades en Fuente Obejuna, sino que abarcaban una amplia zona limítrofe, siendo lo más significativo tal vez, que fue fundado con la aportación solidaria y humanitaria de los vecinos de esta Villa.

En la segunda mitad del siglo XIX, se habilitó para impartir clases de docencia, cometido que duraría hasta bien entrado el siglo XX. Durante bastantes años, recuerdo estas aulas cerradas, no exentas de algún misterio, cuando la chiquillería asomábamos la cabeza entre sus rejas, contemplando el abandono de su interior.

El traslado de la nueva biblioteca a los nuevos locales, se efectuó en septiembre de 1988; adaptándose a las nuevas necesidades que se fueron demandando en los sucesivos años.

Hoy cuenta con dos plantas, en la que se albergan diecisiete mil libros; de los cuales se encuentran informatizados e integrados dentro de la Red de Bibliotecas Públicas Municipales, aproximadamente un 70 %. Los socios poseen un carné que es válido en cualquier biblioteca de la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía. Existen siete ordenadores con acceso a internet para todos los usuarios que lo deseen, desde los cuales se pueden trabajar y hacer consultas, e incluso imprimir los trabajos gratuitamente.

Todos los martes y jueves de 5 a 7 de la tarde, se realiza un taller de cuenta-cuentos, con niños de 5 y 6 años, para iniciarlos en este fascinante mundo de la lectura.

Y los miércoles, en su sala de lectura, nos reunimos un nutrido grupo de personas, para compartir unas horas, dedicadas al comentario constructivo y la lectura.

Mª. J. Robas Molero

 “ … Realmente casi la totalidad de las personas que asistimos, somos devoradores de libros, y algunos cientos de títulos llevamos en nuestras cabezas. Es extraordinario comentar cualquier título de novela y que te respondan, “Ah, sí lo leí hace tiempo”…

“Estamos contentos”.

Sebastián Rufo Montero.

“ … Cuando leemos, nos integramos en un nuevo y apasionante mundo, cuando nos metemos en las páginas de un libro, sin darnos cuenta, estamos haciendo una terapia buena para la salud. Nos viene muy bien, después de un ajetreado día de trabajo, dedicar unos minutos a leer. Así en breves momentos nos olvidamos de nuestros quehaceres cotidianos y nos relajamos, para estar sumergidos en un tema y un entorno diferente al cotidiano …”

Rosario Fuentes Salamanca.

“ … Vivir en Fuente Obejuna, donde estamos deseando sentir en cualquier momento la sensación de ser parte de algo que te hermane y coincidir en ideas o no, pero poder discutir sobre lo esencial de la vida, es un lujo …”

Rita Sánchez Albertos.

“ … En el Club de Lectura, encontramos un medio para fomentar la amistad entre todos sus componentes; siendo también parte muy importante en nuestras vidas …”

Concepción Gómez León.

“ … Mi experiencia personal es que ir un día a la semana a la biblioteca, y cambiar impresiones sobre lo leído y hacer amistades, es muy importante; “yo estoy contenta, y a gusto con lo que aprendo en los libros, y lo que me queda”; porque me acojo a ese refrán que dice: “A la cama no te irás sin saber una cosa más …”

Josefina Montero Ramos.

“ … Estoy muy contenta porque no dejo de aprender cosas, y creo que eso es muy importante, aunque sea una mujer mayor: Nunca es tarde para aprender todo lo que se pueda …”

Teresa Casado Montenegro

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/club-de-lectura/club-aldutos/

1 comentario

  1. charo

    Hola compañeros: os echo de menos espero esteis todos bien, desde Asturias me dirijo a todos, para deciros gracias amigos por todo lo que aprendir de todos y aún lo que me falta por aprender; me encuentro en esta tierra en la cual estoy haciendo lo que más me gusta el estar ocupada y sobretodo ayudar y dar cariño y todo mi apoyo a tantas personas que por desgracias cada dia hay mas; soy voluntaria, doy clase de manualidades a personas mayores de Centros Sociales; en colegios de niños, tenemos un programa titulado Musica Maestro, en el cual alcanza otras muchas cosas más; es un programa para motivas a los niñas al estudio; me han dado un disploma y estoy muy contenta, aunque os echo mucho de menos a todos. Un abrazo para todos CHARO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *