De profesión, cortador de jamón

Nico Jiménez muestra su saber hacer con el cuchillo en un curso organizado por ADEME.

Nico Jiménez prepara un jamón para lonchear en uno de sus cursos.

Degustar un buen plato de jamón es todo un lujo para el paladar, más en los tiempos de crisis que corren. Y si quien lo corta es el extremeño Nico Jiménez Rodríguez, experto con el cuchillo jamonero, entonces se convierte en caprice des dieux. De este manjar pudieron disfrutar los asistentes al curso que impartió el cortador en Fuente Obejuna, y que organizó la Asociación de Empresarios Mellarienses (ADEME). Según explica Jiménez Rodríguez, para reconocer un buen jamón ibérico “hay que fijarse en que tenga la canilla finita, la pezuña negra, redondeada, que la pata sea muy alargada y el tocino exterior, muy brillante”. Y en su opinión, “la tapa ideal es de cuatro a seis centímetros y lo más fina posible”.

Este cortador nacido en Mérida empezó a trabajar en la hostelería con tan solo trece años. Su familia abrió un restaurante en el que él, de manera espontánea, cortaba finas lonchas de jamón para que los mecánicos que acudían al negocio familiar se pudieran permitir bocadillos más económicos.

Poco a poco, su fama se extendía y comenzaron a llamarle para cortar en celebraciones y eventos. A partir de ese momento, se dio cuenta de que su habilidad podía convertirse en profesión, especialmente después de ganar en el año 2002 el Campeonato de España de Cortadores de Jamón. Con la finalidad de promocionar este producto tan típico de su tierra, y tras la obtención de cinco reconocimientos mundiales en su especialidad, el 23 de septiembre de 2010 obtuvo el récord Guinness por cortar la loncha de jamón ibérico más larga del mundo, de 13,35 metros, lo que logró en Tokio.

Para Jiménez Rodríguez, “la de cortador de jamón es una actividad que hoy se posiciona a nivel profesional, es difícil ver un bar o un restaurante en el que no haya un jamón. Es un yacimiento de empleo en el mundo de la hostelería; por ejemplo, para los cocineros”.

El emeritense ostenta además el título de Embajador del Jamón Extremeño y ha mostrado su habilidad en Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Alemania, China, Francia, Portugal, Chile o Corea, entre otros países. Afirma que le “apasiona ver a un japonés cortando jamón” y subraya la importancia de divulgar este arte, tarea que él mismo viene realizando y con la que consigue, además de dar a conocer el producto, abrir mercados potenciales.

Consciente de la demanda de formación en esta especialidad, Jiménez Rodríguez imparte cursos en España, como el celebrado en Fuente Obejuna, y en el extranjero. También enseña su buen hacer con el cuchillo de manera altruista a personas con discapacidad de la ONCE, incluso ha diseñado un sistema de seguridad para los cuchillos que emplean estos alumnos. Y es que ya se sabe, “del cerdo, hasta los andares”. Y en época de crisis, hasta nuevas oportunidades de trabajo.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2012/01/profesion-cortador-jamon/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.