Archivo de 2002

Las obras de la plaza Lope de Vega sufren un nuevo retraso

Las obras de remodelación de la plaza Lope de Vega no comenzarán mañana lunes como estaba previsto. La teniente de alcalde Isabel Cabezas ha informado que se ha reunido con los vecinos que se verán afectados por las mismas y con directivos de la asociación de empresarios Ademe, para manifestarles que “hemos conseguido, tras hablar con la Consejería de Turismo de la Junta y con la empresa adjudicataria, que comiencen el día 7 de enero”.

La edil ha añadido que a los miembros del equipo de gobierno municipal no “les gustaba” empezar los trabajos en Navidad debido a que la plaza Lope de Vega es el lugar donde se instalan atracciones y se celebran actividades destinadas a los niños. Isabel Cabezas ha afirmado que tras las gestiones realizadas actualmente no existe ningún problema y que “cuando llegue su momento, si es que lo necesitamos, habrá un replanteo, como ya hemos hecho en alguna ocasión”.

MERCADILLO

Con respecto a la ubicación del mercadillo, que se instala también en la plaza, la concejala ha confirmado que seguirá estando ahí hasta el momento del inicio de su remodelación. Finalmente, Isabel Cabezas ha dicho que tras este aplazamiento -el segundo que se produce, ya que el comienzo de las obras estaba programado para el mes de noviembre-, está todo el mundo satisfecho.

Con respecto a la representación de Fuenteovejuna, prevista para el próximo mes de agosto, que también tiene lugar en dicha plaza, la alcaldesa ya ha informado que las obras no afectarán al montaje teatral, ya que esta circunstancia ha sido tenida en cuenta.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/12/obras-plaza-lope-vegas-sufren-retraso/

Roban en un cortijo varios objetos y causan daños materiales

Pasadas las once de la mañana fue denunciado un robo que se produjo en el cortijo Villa Julia situado en el kilómetro 9,500 de la carretera que une la localidad de Fuente Obejuna con Villanueva del Rey. Los ladrones, tras forzar las cerraduras, se llevaron un cómoda, un aparador con vitrina, tinajas, platos de cerámica, baúles e incluso las cortinas. Según fuentes de la Guardia Civil, los objetos robados y los daños causados se cuantifican en 2.000 euros.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/11/roban-cortijo-objetos-causan-danos-materiales/

Tarta y café para celebrar un centenario

Probablemente sea éste uno de los cumpleaños más insólitos, ya que no es tarea fácil ir llamando puerta por puerta para invitar a todos tus vecinos a la celebración de tu fiesta. Y no solamente que vengan, sino que le demuestren a uno su cariño con una placa conmemorativa y flores. ¿Que quién es el artífice de tal proeza? Pues no es otro que Antonio Mellado Gómez, un mellariense de la aldea de Cuenca que ha podido celebrar su primer centenario -él afirma que éste es solamente el primero, ya que va a cumplir otro- rodeado de 300 personas a las que la familia invitó a tarta y café.

Antonio nació el 17 de noviembre de 1902 y ha tenido la dicha de celebrar este acontecimiento con sus seis hijos, sus nueve nietos y sus tres bisnietos que se desplazaron desde Sevilla, Madrid, Valladolid y Córdoba para asistir a esta fiesta que les llenó de emoción. Uno de los hijos de Antonio es Joaquín Mellado, miembro de la academia cordobesa, quien se dirigió a todos los asistentes para agradecerles el buen trato dispensando a su familia. Joaquín aprovecho la ocasión para anunciar su elección como pregonero de la Semana Santa de Fuente Obejuna para el próximo año 2003, “una nueva muestra de cariño hacia nosotros de la que me siento orgulloso”, según dijo.

El Ayuntamiento mellariense quiso también sumarse a este acto y la concejala de Servicios Sociales, Isabel Cabezas, hizo entrega de otra placa y de una tarta al centenario vecino.

La concejala destacó que esta fiesta “aparte de ser una ocasión para unir a todos los habitantes de Cuenca”, suponía para ella “un motivo de satisfacción, de orgullo y de alegría.”

Cabezas destacó el cariño, el apoyo y el cuidado que su familia dedica a Antonio, así como el de sus amigos y vecinos.

Antonio estuvo acompañado por sus 6 hijos, sus 9 nietos y sus 3 biznietos.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/11/tarta-cafe-centenario/

La igualdad por bandera

La igualdad será la nota predominante en la categoría cadete de Primera Provincial de la Federación Cordobesa de Fútbol (FCF) esta temporada. Tres equipos parten con el cartel de favoritos: el Sanse Adeval, dirigido por Antonio Vinos, el boca Júniors de Priego, comandado por Rafael López y la Peña Bética de Peñarroya, entrenado por Antonio Manuel Rodriguez Sierra.

Además de ellos, existe un cuarto conjunto en discordia que pretende dar guerra hasta el final. Se trata del Mellariense adiestrado por José Cáceres. Este conjunto representativo de Fuente Obejuna parte con el inconveniente de estar formado exclusivamente por jugadores de primer año, si bien la temporada pasada se plantó en las semifinales del Campeonato de Andalucía de clubes.

El Mellariense, que arrancó con tres victorias consecutivas la competición, cayó ante el Sanse Adeval por un “justo”, según Cáceres, 6-1 en su primer enfrentamiento de entidad. El equipo adevalino posee media plantilla de segundo año y varios jugadores de claridad como el portero Carlos Barrón, Marc Monchito Brunel, que debutó tras superar una lesión anotando un hat trick contra los de Fuente Obejuna, y Rafa Pavón, que tendrá que estar dos semanas de baja.

El Peña Bética tiene un quinteto fuerte formado por cuatro miembros de la selección cordobesa y dos de la andaluza. Sierra señaló que “aspiramos a ser campeones y no segundos como el año pasado”, en el que el goal average le pasó factura en favor del Alcolea.

Por último, el Boca Júniors es un conjunto fuerte físicamente y con cuatro chavales de primer año. El corpulento cierre Juanqui, el pívot Lalo y el universal Navarro son sus mejores armas junto al portero Nanín.

Todos estos técnicos coinciden al nombrar a los favoritos: Sanse, Priego y Peña Bética. De momento, un punto separa el primero de los otros dos. ¿Quién ganará?.

PRESELECCIÓN. HOY SEGUNDO ENTRENAMIENTO

Rafael López, entrenador del Boca Júniors de Priego, dirigirá hoy la segunda sesión preparatoria de la selección cordobesa cadete en Villafranca, a partir de las 21.00. El Adeval y el Peña Bética son los clubes que más jugadores aportan con un total de cuatro cada uno, seguidos del Boca, con tres. Del Almodóvar y el Calpurnia son los otros dos jugadores que completan la convocatoria. En la última edición del Campeonato de Andalucía de selecciones provinciales cadetes, celebrada hace dos años, Córdoba finalizó en la tercera posición tras caer eliminada ante Jaén. Esta vez, López espera “obtener un buen resultado,porque casi todos los trabajadores son de segundo año, tienen experiencia y, además, tengo miembros del combinado andaluz”.(Tomás Sánchez Venzalá )

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/11/igual-banda/

El matadero reabre después de cuatro años de inactividad

Todo está preparado en el matadero de Fuente Obejuna para que una nueva empresa agroalimentaria retome su actividad después de que cerrara sus puertas en abril de 1998, según ha confirmado uno de sus consejeros delegados, Antonio del Rey. Así, del Rey regirá, junto a sus homólogos de Crismona y Famadesa, a partir del martes los destinos de la nueva empresa Alimentaria de Los Pedroches.

Aunque Antonio del Rey ha preferido no dar excesiva publicidad a esta información sí ha confirmado a Diario CÓRDOBA que serán alrededor de viente las personas que el martes comiencen a trabajar en las instalaciones. El consejero delegado del matadero ha afirmado que “nos ha costado encontrar una plantilla adecuada de especialistas”.

Sin embargo, Antonio del Rey ha manifestado su intención de que en un futuro también las siete personas del municipio que se encuentran desarrollando su labor en el matadero que Famadesa posee en la localidad malagueña de Campanillas sean trasladados a Fuente Obejuna para que se integren en la plantilla de la empresa Alimentaria Los Pedroches.

Ya se ha calculado el número de cerdos que se sacrificarán inicialmente, así han sido cifrados en unos doscientos veinte diarios por el consejero delegado.

Esta es, sin duda, una de las mejores y más esperadas noticias para una localidad que ha visto el declive producido en todos los sectores económicos cuando la anterior empresa que gestionaba el matadero entró en crisis.

Hay que destacar, por tanto, que no solamente se beneficiarán de esta iniciativa unas viente familias sino que distintos negocios de Fuente Obejuna y de su comarca podrán ver incrementada su actividad.

 IMPULSO ECONÓMICO

En cuanto a la respuesta de los mellarienses por la reapertura de esta empresa, diversas fuentes han coincidido en mostrar su satisfacción y alegría “en primer lugar, por estos trabajadores y también por lo que supondrá par el pueblo ya que más adelante a lo mejor contratan a más gente o podrán trabajar como autónomos y hacer labores para el matadero, como pasaba antes”, según han destacado los vecinos.

El matadero de Fuente Obejuna comenzó a funcionar en el año 1976 y alcanzó su máximo apogeo cuando estuvo gestionado por la firma Carnes Estellés, que también se hizo cargo de Iccosa, con la que llegaron a sacrificarse hasta 2.500 cerdos al día. Esta empresa abandonó la actividad en 1990, fecha en la que los trabajadores constituyen la sociedad anónima laboral Mafusal, que se hizo cargo de las instalaciones entre 1990 y 1998, fecha en la que, con 160 trabajadores en nómina, presentó la suspensión de pagos.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/11/matadero-reabre-cuatro-anos-inactividad/

Cerca de 300 socialistas celebran el “Día del partido”

El secretario de los socialistas cordobeses, José Antonio Ruiz Almenara y Francisco Pulido, presidente de la Diputación, celebraron el Día del Partido en Cañada del Gamo junto a cargos provinciales, miembros de la agrupación local y unos 300 simpatizantes.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/11/socialistas-celebran-dia-partid/

Posadilla (Fuente Obejuna). Museo de costumbres populares. La máquina del tiempo perdido

Arropada por un bucólico paisaje de pastizales y encinas se encuentra Posadilla, una de las múltiples aldeas de Fuente Obejuna. Para contemplar las cuidadas calles y encaladas casas de esta pequeña pedanía de unos 280 habitantes conviene seguir la Nacional-432 y elegir cualquiera de las rutas que parten de Belmez, Peñarroya-Pueblonuevo o Fuente Obejuna. Al llegar a las instalaciones del Museo de Costumbres Populares la máquina del tiempo inicia la cuenta atrás.

El recibidor de la vivienda, constuida para albergar este espacio expositivo respetando muchas de las características de las casas del pasado siglo, guarda la historia de la aldea en dos libros editados por la asociación que ha hecho realidad este museo. Esta primera sala se completa con una vista aérea de la pedanía hace 25 años y un pluviómetro, dedicado por José Antonio Maldonado, que recoge las lluvias caídas en el lugar desde 1900 hasta 1999. Pero lo más significativo es el anagrama de Posadilla, un dibujo plagado de símbolos que hablan de la cordialidad de sus gentes, de las ocho aldeas que integraban la jurisdicción canónica, de la sangre de sus primeros moradores, del agua que mana de sus fuentes, de las encinas que la embellecen, del río que baña sus tierras, del cielo que la cubre, del sol que la calienta y de la noche que enciende sus sueños.

 ACTIVIDADES AGRARIAS

La siguiente habitación muestra una maqueta en la que poco a poco se van a colocar los aperos de labranza en miniatura que fabrica un vecino de la aldea tal y como lo hacía su padre a tamaño natural hace años. En la pared de esta estancia hay faroles de todo tipo, mientras que en la de la escalera que da acceso a la planta alta están los elementos propios de la cacería.

La agricultura, actividad ligada desde siempre a la naturaleza humana, está presente en la siguiente sala. En ella hay un espacio dedicado a la molienda de trigo, en el que se muestra la evolución de los molinos desde los romanos y árabes hasta los manuales más recientes. Otro rincón recuerda la fabricación del vino de pitarra mediante la prensa en la que se elaboraba, las tinajas en las que fermentaba y los barriles en los que se guardaba. Por último, la recolección del aceite se rememora por los bidones en los que se almacenaba el líquido dorado. En esta misma sala del museo se agolpan los enseres que solían transportar los animales en el campo, además del aparejo que llevaban para realizar esta actividad. Pero el artilugio más importante de todos en la incubadora de huevos por circuito de agua caliente de mediados del siglo pasado.

La sala contigua cuenta con un apartado dedicado a la matanza. Allí no faltan la mesa en la que se le quitaba la piel al cerdo, la que utilizaba para su despiece, la empleada para picar la carne y la usada para embutirla. Pero la pieza más valiosa es la artesa fabricada con una sola pieza de madera de un árbol con más de un siglo de vida. En esa misma habitación se encuentra la cocina con sus típicos enseres. En ella llaman la atención el infernillo y un molinillo de café empleado en establecimientos comerciales. Su alacena esconde secretos culinarios que la asociación pretende editar.

La agricultura, unida a la ganadería, vuelve a estar presente en el museo en la última estancia de la planta baja, donde se ha instalado el chozo construido por dos pastores y habitado durante cincuenta años por uno de ellos y por su esposa. La casa, elaborada con madera y junco, podía transportarse de un lugar a otro cuando así lo requerían sus propietarios. Junto a ella se encuentra el árbol en el que los pastores colgaban los cántaros de agua, los cuernos del vinagre y aceite, los faroles y los aperos empleados para trabajar con el rebaño de ovejas.

En el resto de la habitación destacan un trillo utilizado en la era para desgranar el trigo, dos colmenas artesanales de corcho, los utensilios para sacar la miel, distintos tipos de arados, tijeras para esquilar, sierras para cortar madera y diferentes medidas para el grano.

 LA SALA DEL TIEMPO

El tiempo cobra más importancia en la planta alta, donde se ubica la sala dedicada a este cruel enemigo. Relojes que marcaron sus horas en otro momento ocupan la estancia ideada para no olvidar a los habitantes de Posadilla. Allí están sus siluetas blancas y negras reviviendo miles de historias. La más antigua se remonta a 1904. Otras son las leyendas que brotaron del cinematógrafo que despertó la imaginación de la aldea y de las pedanías de sus alrededores. Los 45 años que ha permanecido parado no le impiden reanudar su marcha por caminos de estrellas.

Antes de entrar en la sala dedicada a los talleres artesanales, conviene detenerse en el pasillo, donde varias vitrinas exhiben fósiles, restos prehistóricos, monedas, libros antiguos, vales de comida y billetes de tren, entre otros objetos del ayer. La pared soporta armas y dos cuadros con las firmas de borbones y austrias.

No sólo de la agricultura y ganadería vivían los moradores de Posadilla. Allí no faltaron herreros, carpinteros, peluqueros, zapateros y mineros. Cada uno tiene su pequeño rincón en la segunda sala de esta planta. Allí se mantiene intacta una completa herrería que cerró hace dieciocho años; una carpintería con sus herramientas; una barbería en la que no faltan las colonias de antaño y el brasero en el que se calentaba el agua; una zapatería con sus hormas y plantillas; y los taquímetros, picos y otros instrumentos empleados para perforar la tierra.

La última sala tiene una parte dedicada al dormitorio. La cama conserva el colchón de lana y luce las colchas confeccionadas por las vecinas de la aldea, que también han donado piezas del ajuar como las que yacen sobre el arca junto a las prendas de vestir colgadas en las perchas. La habitación se completa con el mobiliario de descanso y con piezas como la escupidera, el bidé, la cuña y un rizador de pelo.

La habitación recrea además un viejo comedor en el que no faltan aparadores con cristalería y planchas, una colección de máquinas de coser en perfecto estado, una radio, un ventilador y una preciosa lámpara de aceite. La luz del recinto se filtra a través de un artístico visillo que una mujer confeccionó durante la guerra civil mientras alimentaba su mente escuchando novelas de amor. Tras la contienda lo guardó en un cajón y, al abrir el museo, decidió desempolvar sus recuerdos donándolo sin ni siquiera haberlo estrenado.

Una cortina oculta los engranajes del museo. Tras ella se encuentra la sala de restauración. De allí han salido las piezas que se exhiben con el aspecto que tenían en el pasado. En esta habitación se han eliminado las heridas que han dejado los años en su deambular. Y ahí precisamente es donde acaba el viaje que inició la máquina del tiempo perdido y ahora recuperado.

 ORIGEN

La Asociación Cultural de Vecinos y Amigos de Posadilla nació en 1993. Un año después comenzó a exponer de manera temporal algunos de los fondos que ahora exhibe en el museo. Para montarlo construyó el edificio que alberga las piezas con la ayuda del Ayuntamiento de Fuente Obejuna y del Leader. El 29 de junio del 2002 abrió sus puertas el Museo de Costumbres Populares, que se ha hecho realidad gracias a las donaciones vecinales. El horario de visita es de lunes a domingo, de 18.00 a 20.00 horas. Para concertarlas, hay que dirigirse a los teléfonos 957578811 o 627207124.

 PROYECTOS

El colectivo que ideó el museo está presidido por Mateo Díaz Ríos y cuenta con 315 socios numerarios. Antes de inaugurar el museo, un grupo de trabajo se encargó de la restauración de fondos y este año va a dedicarse a poner nombres a cada sala e identificar los objetos con su historia. En un futuro la asociación pretende crear dos nuevos espacios, la escuela -en el trastero- y la taberna -en el hueco de la escalera-, para los que ya cuenta con objetos. Además, junto al museo hay unos terrenos en los que el colectivo quiere hacer un parque para mostrar los elementos propios del exterior.

“El cinematógrafo despertó la imaginación de los moradores de la aldea”.

“El tiempo cobra importancia en la planta alta, donde está la sala dedicada a este cruel enemigo».(Isabel Leña)

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/11/posadilla-museo-costumbres-populares-maquina-tiempo-perdido/

Todos a una, frente al altar

Como lo leen, en Fuente Obejuna, todos a una. Más de 160 parejas se encuentran en estos momentos ultimando los preparativos de cara a la renovación de sus votos matrimoniales en una ceremonia que tendrá lugar a las 19.00 horas en la parroquia de Fuente Obejuna. ¿Qué quienes son los artífices de este singular hecho?. Pues no son otros que los cinco misioneros claretianos que desde la localidad pacense de Almendralejo se han desplazado hasta la nuestra para compartir su trabajo, su fe y sus experiencias durante estas dos últimas semanas con los mellarienses, con el párroco Francisco de Borja Redondo y con Pablo, el diácono.

Desde su llegada, el matrimonio que forman Toñi y Alfredo, los padres Juan Antonio y Florentino -quien además de estar para todo se ha ocupado de visitar uno a uno a todos los enfermos e impedidos- y el coordinador, José Ángel Ayala, han conseguido que el tiempo, a menudo demasiadas veces parado en el municipio, pase deprisa e incluso resulte escaso para todas las actividades que han organizado en este último medio mes, llegando algunos a preguntarnos si de verdad se alimentan y descansan, al comprobar que siempre están trabajando. Pero para que puedan hacerse una idea, José Ángel nos ha resumido el extenso programa comenzando por las asambleas familiares, para las que 35 familias ofrecieron sus casas a fin de que los vecinos de esa calle se reúnan a compartir experiencias acerca de “como viven ellos la fe o cómo les ayuda ésta en el día a día”. En ellas reunieron a unas 500 personas. Es necesario destacar la participación en las escuelas de oración celebradas en la iglesia de Las Monjas y en el convento de Los Frailes, donde la asistencia rondó los 150 fieles, que participaron, en palabras de José Ángel, en “un momento de interiorización, de encuentro con Dios”. Finalmente, se celebró la eucaristía, a la que asistieron diariamente unas 100 personas.

Paralelamente, además de las visitas a enfermos del padre Florentino, hubo actos para los escolares, rosario de la aurora y ofrenda floral a la Virgen de Gracia. En cuanto a la última semana, a todo lo anterior se unieron los pregones misioneros, los encuentros con jóvenes, en los que el coordinador destaca la presencia de unas 60 personas cada noche, y los de matrimonios, cuya participación ha superado las 150 parejas.

El párroco Francisco de Borja no explica que la finalidad de la misión es la “revitalización de la parroquia” y agradece la disposición de “en primer lugar, los misioneros, así como de las personas que están colaborando tanto, agradezco su generosidad”.

José Ángel finaliza mostrando la disponibilidad de su equipo para aquellos pueblos de Andalucía, Extremadura o Canarias que les requieran.

 “Artífices: cinco misioneros claretianos se han desplazado desde Almendralejo”.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/10/una-frente-altar/

Las aldeas reciben 649.000 euros para 31 actuaciones

El diputado de Cooperación con los Municipios, Rafael Cañete, dio cuenta ayer del programa Aldeas 2002 que lleva a cabo la institución provincial para dotar de infraestructuras a estos núcleos de población y que supondrán un montante de 649.093 euros. Un total de 31 actuaciones, que incluyen pavimentaciones, alumbrados, edificios de usos múltiples, consultorios, parques o canalizaciones, se ejecutarán en 28 aldeas de la provincia.

Cañete explicó que la inversión más cuantiosa será la construcción de un edificio de usos múltiples en el departamento carloteño de Montealto, con un coste de 60.000 euros, seguido de un centro similar en la aldea mellariense de Ojuelos Altos, al que se ha destinado una partida de 42.000 euros.

El diputado hizo hincapié en que el programa “es un instrumento muy eficaz para crear infraestructuras en las aldeas” y que los habitantes de estos núcleos van a ver mejorada su calidad de vida. Cañete dijo que “este año ha habido mayor demanda de los municipios” que solicitan acceder a esta iniciativa, que cuenta con la redacción de los proyectos a cargo de los servicios técnicos de la Diputación. Además, matizó que algunas obras “son segundas fases” que se desarrollan a lo largo del 2001 y 2002.

Entre las actuaciones se encuentran las destinadas a las aldeas de Sileras y Los Ríos (Almedinilla), El Hoyo (Belmez), Morente (Bujalance), Huertas Bajas (Cabra), Algar (Carcabuey), Llano del Espinar (Castro del Río), Maruanas (El Carpio), Parrilla (Hornachuelos)., El Adelantado (Iznájar), Montealto y Fuentecubierta (La Carlota), San Fernando (Montoro), Cerro Muriano (Obejo) y El Calonge (Palma del Río). Estos núcleos de población suman un total de 10.717 habitantes.

Además, también hay previstas obras en Ribera Baja (Puente Genil), Zambra y Llanos de Don Juan (Rute), El Vacar (Villaviciosa), Las Navas y Zamoranos (Priego de Córdoba), y Cañada del Rabadán, Ochavillo del Río, Peñalosa, Silillos y El Villar (Fuente Palmera). En total 12.500 cordobeses se beneficiarán del programa. (M.R.)

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/10/aldeas-reciben-649-000-euros/

El recuerdo de Mellaria

Fuente Obejuna se resiste a perder su pasado. Por eso cada dos años vuelve a robarle la vida al comendador que envenenó tantos sueños a mediados del siglo XV. Por eso ha decidido recopilar una pequeña muestra de los testimonios de su ayer en el Museo Histórico, que se inauguró este verano. Al recinto se accede desde la calle San Francisco, a través de la que se llega al patio del convento del mismo nombre. El remozado rostro que presenta contrasta con el aspecto ruinoso de las paredes del inmueble que acogió a la congregación religiosa.

Las piezas arqueológicas que se exhiben -una mínima muestra de las que hay- ocupan las tres naves del antiguo granero del convento. Sus dimensiones reducidas, los colores del ladrillo visto y del enlosado de terracota, y las curvas de las bóvedas de cañón confieren al lugar un aspecto muy acogedor. El espacio se divide en seis salas que hablan de pasado, presente y futuro.

 LEYENDA

En todo el museo está presente la leyenda de la ciudad llamada Mellaria, que surgió en el siglo II antes de Cristo e inició su decadencia en el III de nuestra era. La urbe romana fue citada por Plinio en sus escritos y estaba ubicada en el Cerro Masatrigo, donde se ha detectado presencia humana durante la Prehistoria. Los paneles de la sala primera ofrecen amplia información sobre esta ciudad del pasado, que se completa con datos sobre los pobladores de Fuente Obejuna a lo largo de la historia, así como de los paisajes propios del lugar. Aquí el recorrido histórico se ilustra con el escudo nobiliario del linaje de los Tenes, una inscripción romana dedicada a Sempronio y una colección de monedas que indican la relación que existía entre la minería y la agricultura y la relevancia del comercio. La importancia de estas actuaciones a lo largo del tiempo puede verse en otra vitrina.

La siguiente sala se recrea más en los restos arqueológicos. Al fondo llama la atención la ilustración de un guerrero, con la que se pretende mostrar al visitante cómo era la persona a la que pertenecía el fragmento de un pie izquierdo que yace a su lado. Se trata del resto de una escultura monumental del siglo I realizada en mármol, material muy escaso en la zona y símbolo de ostentación.

En el lado derecho de la estancia está una de las piezas más importantes del museo por su significado. Restos del specus o canal del acueducto romano -siglo II- que abastecía a Mellaria han llegado a nuestros días y se exhiben en este granero. La conducción, de diez kilómetros de longitud y una anchura de 18 y 40 centímetros, transportaba el agua desde la Fuente de la Quicla hasta el embalse de San Pedro. El lugar de donde manaba el líquido elemento era conocido como Fons Mellaria en época romana y Aqua Bortora en la árabe. La dulzura de estas aguas pudo influir en la palabra Mellaria, aunque hay quienes opinan que este nombre está relacionado con la apicultura, actividad que pudo tener cierta relevancia en la zona.

El resto de la estancia se completa con elementos propios de la construcción, entre los que destacan los de granito, material que se fabricaba en los talleres de Mellaria. Así, se pueden ver basas de pilastra de granito, pavimentos de barro cocido, arquetas de desagüe de plomo y fragmentos de decoración arquitectónica en mármol blanco. Los paneles aluden al abastecimiento del agua y a la arqueología en general.

La arqueología sigue presente en la sala tercera, que más que las distintas épocas históricas muestra a través de diferentes piezas los modos de vida de los pobladores de Fuente Obejuna y las principales actividades económicas a las que se dedicaban. Los paneles nos adentran en un mundo basado en la agricultura, ganadería, artesanía y comercio, pero que desde antes de la dominación romana destacaba por la minería gracias a la situación geográfica de la localidad y a la abundancia de cobre y plomo argentífero.

En época romana hubo un importante yacimiento, el Cerro de Masatrigo -germen de Mellaria-, pero es quizá el de La Loba, explotado desde antes, el que tiene todos los méritos para no sucumbir al olvido. El yacimiento de La Loba contó con edificaciones a su alrededor que sirvieron de almacenes y de talleres. En un cerro cercano estaban las viviendas de los mineros.

La primera vitrina de la sala exhibe materiales prehistóricos y piedras de molino que aluden a la agricultura y ganadería. El comercio está representado en los cuellos y cuerpos de ánforas que se empleaban para transportar vino, aceite y salazones, mientras que la artesanía pervive a través de los dedales musulmanes con los que se trabajaba en el cuero. La minería está presente en distintas urnas por medio de martillos, clavos, picos de hierro, pesas y lingotes de plomo y precintos, entre otros múltiples objetos.

 VIDA COTIDIANA

El recuerdo de la vida cotidiana llega con la cerámica de distintas épocas, desde la elaborada en la Edad del Bronce, pasando por la ibérica, las campaniense y terra sigillata romanas hasta llegar a la visigoda; un reflejo, fichas de juego, amuletos fálicos y llaves, entre otras piezas que aluden al hogar. Después está representada la guerra por hachas, puntas de flecha y de lanza y glandes de plomo. El aspecto ornamental lo proporcionan pasadores, anillos, zarcillos y hebillas de cinturón, como la visigoda que ha inspirado el anagrama del museo.

Por último, una vitrina muestra monedas y billetes más recientes de la desaparecida peseta. Las piezas de esta vitrina serán sustituidas por otras que ahora están almacenadas con la intención de conferirle al museo más movilidad.

 VIDA Y MUERTE

La muerte tiene su propio espacio en este museo. La sala cuatro se adentra en el más allá a través de distintas lápidas de diferentes épocas, de la tapa de un sarcófago romano de plomo decorado procedente de Mellaria y de la maqueta de un dolmen calcolítico de la finca de Los Delgados conocido como El Dorado, en el que se halló un rico ajuar funerario que no se exhibe en este espacio expositivo.

La historia de Fuente Obejuna se detuvo en la madrugada del 23 de abril de 1476 cuando el pueblo entero decidió matar al comendador de Calatrava Fernán Gómez de Guzmán y responsabilizarse de su muerte. El hecho histórico que inmortalizó Lope de Vega en Fuenteovejuna no es fácil de olvidar, por eso el museo lo rememora a través de algunos trajes utilizados en la última representación de la obra. Las figuras de los Reyes, del comendador, de Frondoso, de Laurencia y de dos pajes ocupan la sala quinta junto a fotografías de las escenificaciones que tradicionalmente se han llevado a cabo en la plaza del pueblo durante los años, 1935,1956 y 1962.

El recorrido culmina en el aula didáctica, en la que se llevarán a cabo actividades de todo tipo. De momento se expone la maqueta de un reloj del convento de los franciscanos, que recuerda que el tiempo puede detenerse, pero después pasa haciendo historia. Como la de Mellaria.

 EL EDIFICIO

El convento fue construido en 1595. Los franciscanos gozaron de gran prestigio, sobre todo en el siglo XVIII, momento en el que impartieron Teología Moral, Filosofía, Artes y Teología. La decadencia del edificio comenzó tras la desamortización de Mendizábal en 1835, fecha en la que los franciscanos tuvieron que abandonarlo, aunque regresaron en 1898 con la idea de construir otro. Pero las cosas no fueron bien y en la década de los treinta del XX la congregación inició su declive hasta desaparecer en la localidad con la Guerra Civil.

 ORIGEN

La idea de aglutinar el pasado de los mellarienses no es nueva y después de germinar durante varios años comenzó a ser una realidad hace dos cuando la actual Corporación municipal se puso en contacto con el grupo Alminar Sur. Para montar el museo que abrió sus puertas el 14 de julio de este año la empresa ha contado con la colaboración del arqueólogo Juan Bautista Carpio Dueñas y con una colección de piezas que poseía el Ayuntamiento más las donadas por particulares. Según la gerente de Alminar Sur, Marián Domínguez, más que el valor de los fondos importa la historia que cuentan. El objetivo que han perseguido los diseñadores de la muestra es concienciar a los visitantes de la relevancia del patrimonio mellariense. Para visitarlo hay que dirigirse al ayuntamiento -957584020-.

“En la sala segunda destaca el fragmento del canal que abastecía de agua Mellaria”.

“La colección de monedas permite realizar un completo recorrido por la historia”.

“El yacimiento minero de La Loba tiene todos los méritos para no sucumbir al olvido”.

“El recorrido culmina en el aula didáctica, en la que se llevarán a cabo actividades de todo tipo”. (Isabel Leña)

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2002/10/recuerdo-mellaria/