Los buenos y malos de Fuenteovejuna

2016081913182555791900_LLa historia de amor entre Laurencia y Frondoso se ve interrumpida, de repente, por los deseos del Comendador. En esta historia de buenos y malos, Loli Gordillo interpreta a una joven «alegre, enamorada de la vida, de sus amigos, muy sencilla, que no necesita grandes cosas para ser feliz pero también muy fuerte, ya que no se rinde ante nada, ni ante nadie». Un Frondoso «más valiente, que vive una historia real de amor, con sus altibajos y tan natural, como sufrir los nervios propios de pedir la mano al padre de su novia», es el que encarna Javier Cuesta. No puede con esta pareja el Comendador, al que da vida Fernando Murillo y que define como «lo más bajo, lo más repugnante y lo más fracasado del ser humano», debido a que «demuestra, todos los días, la bajeza moral y lo repugnante que puede llegar a ser una persona».

Murillo es Fernán Gómez de Guzmán por segunda vez, antes fue uno de sus criados, Flores. Este auxiliar administrativo señala que «aunque no me identifico, para nada, con la personalidad del Comendador, es una delicia interpretar este personaje». Otros de sus preferidos son el de alcalde o pesquisidor.

«Que luchen, que no se dejen manipular y que no se rindan» es el mensaje de Loli Gordillo para todas las mujeres. Esta auxiliar de enfermería, madre de la pequeña Estrella, que tiene solo dos años, es consciente que, pese a que vivimos en el siglo XXI, «desgraciadamente, las mujeres sufrimos desigualdad en temas sentimentales, laborales… en todos los aspectos», por eso pide «que actúen, como hizo Laurencia». Es la primera vez que se sube a un escenario, pero repetirá e interpretaría, encantada, cualquier papel en esta obra de Lope de Vega.

Su pareja en la ficción es el estudiante del grado superior de Anatomía Patológica y Citología Ginecológica, Javier Cuesta, quien, ante una situación como la que refleja la historia narrada, afirma que «no soy de los que se calla ante la injusticia, prefiero debatirlas, pero siempre de forma pacífica, rechazando la violencia». No obstante, Javier duda de que la unión que muestra Fuenteovejuna exista en estos momentos, en la vida real, debido a que «desgraciadamente, la sociedad es cada vez, más individualista». Este joven también estaría dispuesto a ponerse en la piel de Mengo, Ortuño o Flores.

Los tres coinciden en destacar la labor realizada por el director de la representación, Ángel Luis Martín Fernandez.

Guadiato información

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/08/buenos-malos-fuenteovejuna/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.