El verdadero valor del anillo

– Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto.

¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más? El maestro, sin mirarlo, le dijo:

– Cuanto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez, y después, tal vez te pueda ayudar.

– Encantado – titubeó el muchacho, pero sintió otra vez que era desvalorizado y sus necesidades postergadas.-

– Bien – asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho, agregó.

– Toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debes vender este anillo, y es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete y regresa con esa moneda lo más rápido posible.

El joven tomó el anillo y partió.

Apenas llegó empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes, éstos lo miraban con algún interés, hasta que decía lo que pretendía por el anillo.

Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, unos se reían, otros daban vuelta la cara y un viejito le explico que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio del anillo.

Después de ofrecer la joya a más de cien personas y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó.

Entró en la habitación y dijo:

– Maestro lo siento, no pude conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

– ¡Que importante lo que dijiste, joven amigo! – Contestó sonriente el maestro. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo, y pregúntale cuanto te da por él; pero no importa cuánto te ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con el anillo. El joven volvió a cabalgar.

El joyero examinó el anillo minuciosamente, lo miró con la lupa, lo pesó y luego le dijo: – Dile al maestro, muchacho que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro.

– ¿¿58 monedas?? – exclamó el joven.

– Si – replicó el joyero- sé que con el tiempo podríamos obtener hasta 70, pero si la venta es urgente…

El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido. –

Siéntate – dijo el maestro después de escucharlo.

Tú eres como este anillo: una joya valiosa y única, y como tal sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2013/06/verdadero-valor-anillo/

7 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • Remedios el 16 enero, 2019 a las 11:38
    • Responder

    Intentando estimular a mi madre con la lectura.Gracias .

  1. Exactamente. Dejarnos guiar por lo que dicen de nosotros es una tontería. Cada uno sabe lo que vale realmente. Lo importante es tener la autoestima alta siempre. Si nos vamos a deprimir por lo que dicen, seguro nos lastimará. Importa lo que sintamos nosotros, nunca se dará el gusto a todos.

    • Alejandra Antunovich el 4 marzo, 2019 a las 14:46
    • Responder

    Me gusto mucho y puede ser d gran ayuda p quien tiene baja su autoestima

    • IVER el 25 septiembre, 2019 a las 4:46
    • Responder

    Bueno, me gusto

    • Lucia magali el 6 febrero, 2020 a las 0:13
    • Responder

    Este cuento muy bueno y preciso ,y podría decir que esto pasa en nuestra vida real y de,mucha ayuda gracias

    • Guiilermo el 16 septiembre, 2020 a las 22:56
    • Responder

    Una excelente lectura que desde su inicio resulta asombrosa, y envolvente, que con imaginación se identifica a los personajes y es lo que me sucedió, e inmediatamente pensé en compartirla con mi nieto. Muchas gracias, por tal bella enseñanza.

    • GLADYS el 19 abril, 2021 a las 18:32
    • Responder

    Muy buena lectura, a veces a lo largo de nuestra vida nos sentimos así, pero el maestro tiene mucha razón, gracias me sirvió de mucho.

Responder a Ricardo Ruben Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.