Pensar por pensar.

En el periódico del Valle del Guadiato, editado en Peñarroya Pueblonuevo, cuyo título es “El Periódico”, en el nº 246, correspondiente al mes de Septiembre -2012, nuestra compañera del Club de Lectura María José Robas Molero, ha publicado el siguiente relato:

 

PENSAR POR PENSAR

  –Se define al “tiempo”, como la magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro–. También cómo: –La época durante la cual vive alguien o sucede algo–.

   En una reflexión propia, y exprimiendo mis párvulas neuronas, llego a la conclusión de que no me cuadra  esta adjudicación de “mi tiempo”.

   Es obvio que si fuera mío, lo detendría en determinados escuetos espacios, condensados, emotivos. Aquellos en los que desearía parar las manecillas del reloj eternamente. Pero este, ajeno, sigue girando; y el sol es devorado en su arrebol para tornar al día siguiente dando la mano al alba, jugar al escondite con las nubes y, volver a maducar sus rayos tras la misma colina de siempre.

   Qué fácil sería, pulsar un mágico botón forzando a veces este itinerario solar, cuando la vida agrede, cuando levantar los pies del suelo precede a la proeza, cuando el equilibrio emocional se ausenta, o, cuando hierve a rebosar la pesadumbre.

    Más yo no soy dueña de “mi tiempo”. Es él quien decide por mí. Quien una fecha de nacimiento, me regaló una agenda sin numerar las páginas y en blanco. En ella, anoto sin escribir, la vida. Insólito acertijo: Ignoro el cómputo de páginas por que el obsequiador las va otorgando con autonomía; yo solo soy la secretaria que anota sumisa lo que acontece.

   Tengo brotes de rebeldía ante tanta incógnita y tanta inconsistencia. Doy lecciones al viento de cómo plantear las circunstancias; pero el eco revoca mi voz distorsionando el contenido.

   En los momentos aciagos, me embozo con los ropajes de mandamientos y fueros ajenos, templándome  con mil consuelos enlatados con los que otros seres sofocaron sus endémicas frustraciones. A veces reconforta no ser la única vividora de estas experiencias y busco la “verdad” en sus “verdades”. Más el libre albedrío sesga impunemente las recetas ancestrales y quedo sola: -Sola conmigo misma y la fuente de mis desasosiegos-. Me enfrento a un duelo de lucha libre entre las “razones” por otros “razonadas” y las que brotan desenfrenadas de mis propios “razonamientos”, quedando como compendio y resumen, la fragilidad con que fuimos dotados.

 –Porque bailamos con la música elegida por el azar y el débil entusiasmo de nuestro empuje–. Pero no somos dueños de nada. Al volver cualquier página, no hallaré otra donde posar la pluma y, con la misma fragilidad con que me fue otorgada, “alguien” o “algo”, la arrebatará de mis manos y mi preciado “tiempo”, primero será una estela de estrella fugaz, para debilitarse después en las oscuras simas del cosmos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Mariajosé Robas Molero

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2012/09/pensar-por-pensar/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.