La labor más rica

Vecinos de Ojuelos Altos mostrando cómo se realiza la siega.

La Asociación de Vecinos El Horno, de Ojuelos Altos, organiza la séptima edición de la ‘Fiesta de la siega’, con el doble objetivo de fomentar el turismo en la aldea y rememorar un oficio perdido por la mecanización de las faenas agrícolas.

La siega era una faena agrícola que generaba riqueza, tanto al propietario, como al trabajador del campo. Hoy continúa haciéndolo en la aldea mellariense de Ojuelos Altos, gracias a la iniciativa que, hace ya siete años, puso en marcha su asociación de vecinos. En ella muestran al público la forma de vestir y todo lo que ocurre desde que se recoge el trigo, hasta que se elabora el pan, tal y como se hacía hace décadas. De este modo, lo que antes era uno de los más duros trabajos es hoy una fiesta, de la que la alcaldesa mellariense, Isabel Cabezas, destaca que «es cultura, es una tradición, una actividad que contribuye al desarrollo económico y que supone el reconocimiento a la labor de los mayores». Por su parte, el presidente de la asociación El Horno, Cristóbal del Pino, subraya «la presencia de los niños, identificándose con la espiga, las labores de trilla, aventado y el aumento de visitantes de la comarca».

Los actos comenzaron con el pasacalles de la banda infantil de tambores de la parroquia de Ojuelos Altos y tras la inauguración oficial se procedió a la siega, el acarreo de la mies hasta la era, en un carro tirado por mulas, el trillado y el ablentado. También se entregaron los premios a los mejores segadores, que fueron Mariló González y José Ortiz, y hubo baile. La fiesta continúa hoy con la elaboración de pan en un horno de leña, degustación de productos ibéricos y la actuación de Mayte Adrián.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2012/06/labor-mas-rica/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.