Horno Don Roldán, sabores principescos

Foto: Luis Colmenero

Los pasteles de esta empresa mellariense se sirven en cenas de embajadores y las principales cadenas distribuyen sus populares Rosquirolas.

¿Sabía que una empresa de Fuente Obejuna ha elaborado los deliciosos petits fours servidos en cenas de embajadores, celebradas en el madrileño palacio de Viana y organizadas por el anterior ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos? ¿Y que fueron muy alabados por paladares tan exquisitos como los de los príncipes de Asturias? ¿Sabía que esa misma empresa ha elaborado uno de los mayores pasteles del mundo, digno de figurar en el Guinness? No solo eso; además, sus productos son conocidos en toda España y distribuidos a nivel nacional por una red de hipermercados. Se trata de Horno Don Roldán, creado por José Joaquín Roldán Muñoz a finales de los noventa del siglo pasado.

Alemán de nacimiento, pues sus padres eran emigrantes, José Joaquín Roldán Muñoz volvió a España cuando tenía tres meses. Sin duda, es un hombre hecho a sí mismo cuyos recuerdos juveniles están impregnados de los más dulces sabores, pues a los dieciséis años empezó a trabajar en la pastelería que sus primos regentaban en Córdoba. Si Proust evocaba el pasado a partir del aroma de una magdalena, no es arriesgado aventurar que a este empresario le pase otro tanto con el sabor de una regañá. Y entonces rememorará los tiempos en que impartía cursos de formación en la Escuela de Panadería y Pastelería cordobesa (CEFOPAN) y cómo tuvo que dar clases en Fuente Obejuna a unas alumnas que, en seguida, intentaron crear una cooperativa. Como el proyecto no llegó a buen término, él mismo decidió en marzo de 2002 ponerse al frente de la empresa que hoy dirige.

Las instalaciones de Horno Don Roldán, que se alzan en el polígono industrial Fuente Las Dos, han ido ampliándose con el paso del tiempo: hoy la planta alta es la destinada a la producción de pastelería y la inferior a la panadería. La regañá fue su primer producto estrella, al que seguiría la Rosquirrola, una regañá de pipas, saboreada en las cafeterías que inauguró en Azuaga y Córdoba. Si hay algo que caracteriza a la empresa de José Joaquín Roldán Muñoz es la originalidad: ahí están los panes especiales preparados para restaurantes, como el de aceituna negra, de pipas, de tomate o de aceite y orégano. Quienes los han probado aseguran que su sabor es delicioso y su aroma algo ciertamente delicado, es decir, auténticas delicatessen, además de inmejorable complemento de una buena comida. Sin olvidar las Rosquirrolas de pipas de calabaza —especialidad que fabrica la casa en exclusiva—, de ajonjolí y la integral de centeno. Horno Don Roldán incluso elabora pan de molde de soja para algunas herboristerías.

Con “Cupido,” José Joaquín Roldán Triviño ganó el Campeonato de España de Pastelería.

Los productos diseñados en la planta de pastelería no son menos sabrosos. “Preparamos desde las tartas clásicas a otras más novedosas, como las realizadas con Conguitos, Oreo o Kit Kat, producidas este año en forma de corazón para celebrar San Valentín”, señala José Joaquín Roldán Muñoz. Por supuesto, son muy solicitadas las tartas de primeras comuniones y los postres especiales para bodas, como la tarta tatín individual, el mousse de arroz con leche, de turrón, el tiramisú… Además, Horno Don Roldán fabrica en Semana Santa los hornazos de rosca de pan —o de torta— con un huevo duro encima. Ahora bien, “nuestra especialidad, en la Semana de Pasión, son las torrijas”, dice el empresario. Y el día de Todos los Santos no faltan las típicas gachas, los huesos de santo o la leche frita. En Navidad la carta es más amplia: polvorones, mantecados, pastelería francesa, canapés, empanadas, huevo hilado… y, por supuesto, roscón de Reyes.

Habitas con jamón y “vasitos ‘gourmet”

Dos generaciones de reposteros, ambos en la Fiesta del Pan que se celebra en la aldea de Los Pánchez: arriba, José Joaquín Roldán Muñoz, el fundador de la empresa; abajo, su hijo, José Joaquín Roldán Triviño.

Y para quienes prefieran los productos salados, la firma de Fuente Obejuna elabora tartaletas de salmorejo, revuelto de espárragos, habitas con jamón y la última novedad: los “vasitos gourmet”, con cebolla caramelizada y foie, además de los minimolletes rellenos de beicon, tocinito, morcilla y chorizo, y las minihamburguesas, como las de salmón con queso de cabra. Bien es cierto que, como señala el creador de Horno Don Roldán, “el producto típico de Fuente Obejuna es el rosco duro, y en la comarca, la torta de chicharrón y las perrunillas. Gustos similares se encuentran al sur de Badajoz; sin embargo, en Córdoba se prefieren las tortas apestañadas y las magdalenas”.

José Joaquín Roldán Muñoz es consciente de que el sector de la pastelería y repostería ha variado mucho, sin sacrificar por ello el permanente homenaje al paladar que este tipo de productos constituye. “Hace algunos años, los dulces eran mucho más azucarados, pues el azúcar es un conservante y las vitrinas expositoras carecían de frío”, dice el empresario. Hoy se elaboran más dulces de hojaldre, cabello de ángel y canutos de crema con mucho merengue. “Ahora se puede emplear más nata y mousse, que han dado lugar a pasteles menos azucarados y más selectos”, añade.

Ingredientes naturales

Entre otros grandes éxitos de Horno Don Roldán hay que citar las Rosquirrolas clásicas, de las que en la pastelería están especialmente orgullosos: “Las hemos creado nosotros”, dicen. Estas, junto al resto de creaciones de la empresa, se pueden encontrar en los centros Carrefour. Parte de su aceptación se debe a su elaboración con ingredientes exclusivamente naturales, como la harina, el aceite de oliva virgen extra, la pipa de girasol, la de calabaza, el sésamo o la manteca de cerdo ibérico. Y en cuanto a las frutas, las más recurrentes son los arándanos, la grosella y la mora, junto a la papaya, el mango, la naranja china, el lichi, el phísalis y las fresas, importadas de Holanda y de las que disponen durante todo el año.

Cafetería de Horno Don Roldán en Córdoba. Foto: Luis Colmenero.

Horno Don Roldán colabora a lo largo del año en distintos eventos, como en la Fiesta del Pan, que se celebra en la aldea de Los Pánchez. En tal celebración, se puede ver a un entusiasta José Joaquín liderando al personal que elabora la masa para luego distribuirla entre los niños, quienes, tras amasarla, la devolverán para cocerla en el horno de leña. La pasada edición fue especialmente relevante, al coincidir con el Día Mundial del Pan: varias tahonas donaron distintas variedades, con las que se construyó un castillo. Otra fecha señalada es la Feria Agrícola y Ganadera (FAGA), cuando se elabora un pastel gigante que cada año es decorado de manera distinta. Prueba de la implicación de esta empresa en las tradiciones de la comarca es la donación del pan el sábado de Resurrección, para elaborar el denominado Pan Cañamino en Cañada del Gamo; la construcción en Zoco Córdoba del zoco en dulce; las ¡35.580! torrijas repartidas entre los asistentes a la Gran Torrijada y la elaboración en la ciudad de Écija de uno de los mayores pasteles del mundo.

En suma, José Joaquín Roldán Muñoz es un emprendedor que ha triunfado y su éxito es, nunca mejor dicho, para relamerse de gusto.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/06/horno-don-roldan/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.