Y el Niño nació en Navalcuervo

Los vecinos del núcleo de población mellariense representaron ayer su ya tradicional belén viviente, al que cada año acude más público procedente de toda la provincia.

Tal y como hace ya 2009 años, todo sucedió ayer en una pequeña aldea de Fuente Obejuna que cuenta habitualmente con unos cuarenta vecinos censados, pero que alcanza la cifra de trescientos cuando se trata de rememorar el nacimiento de Jesús. Grupos de hebreos de todas las edades –desde el mes a los 65 años– se distribuyen y algunos van entrando en la posada, otros muestran sus productos en un mercadillo que ha crecido o vigilan sus gallinas, ovejas y corderos; y unas mujeres lavan en el río, lugar donde que este año también se acercan las aguadoras. El pastor que realiza objetos de mimbre y el alfarero ocuparon sus posiciones ayer por primera vez y una pastorcita llamada Ana Fernández Gordillo puso a disposición de la Virgen y de San José a su pequeño borriquillo, llamado Alegría .

Si siempre es bonito pasear por Navalcuervo, este día es un placer. La recreación de los lugares nos traslada a Belén, por lo que otra forma de disfrutar es observar los utensilios con los que trabaja el zapatero, aquellos empleados en la matanza y los del panadero, las camas o el ajuar de la posada. En el pesebre, frío y oscuridad.

Además, y gracias a la colaboración de la peña hípica Virgen de Gracia, los caballos se convierten en parte fundamental en este belén viviente, que surgió por iniciativa de la Asociación de Vecinos y Amigos de Navalcuervo Nuestra Señora de la Piedad y que congrega cada año a más visitantes.

Tras los ensayos, una vez que están todos situados y bajo la dirección de los componentes del grupo teatral La Tramoya de Fuente Obejuna, comienzan los pases que recrean distintas escenas bíblicas como la Anunciación a los pastores, el encuentro de los Reyes Magos con Herodes y, naturalmente, la adoración del niño Jesús en el pesebre.

Cuando todo finaliza –hay que explicar que la generosidad de estos vecinos hace que se repita la representación las veces que sea necesaria hasta que todo el público, dispuesto en grupos, haya podido verla–, la aldea se viste de fiesta. Los que han asistido en años anteriores no quieren perder la oportunidad de adquirir los pestiños y flores que las mujeres de la asociación elaboran en las candelas de leña y los compran para ellos y para su familia, antes de que se agoten. Otros no esperarán y los degustarán junto a un chocolate caliente. Estas ventas supondrán un beneficio para los organizadores y una forma de colaborar para el público, ya que la visita al belén es totalmente gratis. Después comienza el baile, que ayer estuvo amenizado por el grupo local Nuevo Retorno .

Lógicamente, para que este proyecto pueda ver la luz los habitantes de Navalcuervo necesitan ayuda, que han obtenido del Consejo de Participación Ciudadana mellariense, del Ayuntamiento, de la mancomunidad de municipios del Guadiato y de numerosas casas comerciales que son conscientes del esfuerzo que supone la esta iniciativa.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2009/12/nino-nacio-navalcuervo/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.