Aquellos días de siega

Su nombre es Esteban Gómez, tiene 81 años y, al igual que Amelia Benavente, que cuenta con 72 años, trabajó en todas las labores del campo –entonces no existía discriminación para que la mujer realizara esas duras tareas–. Una de ellas era la siega y recuerdan que, tras formar haces con avena, trigo o cebada, estas se juntaban en seis u ocho llamados entonces manojos . Una o más docenas de manojos conformaban las hacinas , que son las mieses. Con carros o bestias se llevaban a una superficie llana denominada era, donde eran expandidas y se trillaban. El resultado se denomina palva, que se amontona y cuando hace viento se ablenta con un bieldo. Después, se mide el grano con cuartillas, se echa al costal para molerlo y se hace el pan.

Esta ha sido la actividad que, organizada por la asociación de vecinos El Horno con la colaboración del Ayuntamiento y la financiación del Proder, tuvo lugar ayer en Ojuelos Altos (Fuente Obejuna). Por la noche se celebró una verbena y hoy se realizará pan con el trigo segado en un horno artesanal, tras lo que se ofrecerá un hoyo a los asistentes. A mediodía, habrá degustación de productos del cerdo ibérico.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2006/06/dias-siega/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.