Categoría: Escritores Mellarienses

En esta sección se ha recopilado una pequeña antología literaria de nuestro poetas “melarienses”; tomando de cada uno de ellos una poesía.

Juan Tena Corredera

  SONETO HETERODOXO

 

Abril sobre el abril de tu cintura,

el sol del Sur como dogal de besos

amapolas o corazones lesos

que en el trigal esconden su amargura.

Vela la luz. El sol en tu cintura

pone canela de candentes besos

y en mis labios de tu ausencia lesos

hiemales hielos, yermo de amargura,

ferales zarpas, sueños derrotados

mientras crece el trigal en su hermosura

y la alondra de amor los campos llena.

No te importen mis pulsos desbocados,

si el sol te abraza, cubre tu blancura

con esta negra sombra de mi pena.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/juan-tena-corredera/

José Santarén Castillejo

  ¡AH! DISTANCIA

 

¡Ah! Distancia.

Donde emergen sonoros los silencios,

de sales y dolor por las ausencias,

de oníricos placeres solitarios,

que encallan el Alma lentamente.

¡Ah! Distancia.

si no te conociera, sí en el trasluz

de mi ventana, siempre atento,

estuviera el amor a mis antojos;

¡qué difícil jugar a los reencuentros!

¡Ah! Distancia.

que esclavizas sentires apolíneos.

¿cómo sin ti pasiones libres?.

No, no existe tu distancia,

es etéreo el Amor, y en su belleza,

no hay tiempo ni lugar al esperpento.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/jose-santaren-castillejo/

Francisco Rivera Gómez

SÉ QUE TE ACERCAS

 

Sobre mi mesa

de tallado roble,

en transparente cristal ennoblecido,

una copa de vino de mi tierra.

Por la ventana entra

un intenso perfume

de rosas ya nacidas

a la radiante

primavera nueva.

Todo se rinde al oro

del vino ardiente

de mi copa llena.

Sé que te acercas

porque siento en mí

entre los sorbos que la ilusión

me deja,

una sed

de tus labios

que me embriagan

de vino y de quimera.

por la estancia se marcha

el perfumen enervante

de tu carne morena.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/francisco-rivera-gomez/

Mercedes Rivera

  CAMINANDO

 

Y… nunca llego.

Es muy alta la montaña

muy escabrosa la senda.

Está lleno de maleza

el bosque para cruzar.

El final, no lo diviso…

Ni calculo la distancia.

Y el alma

quiere volar…

Está cansada del mundo,

quiere otras metas lograr.

¿Dónde está?

¿Por qué tan largo camino?

¿Es que no podré llegar?.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/mercedes-rivera/

Carlos Rivera

SIESTA

 

Una visión de cruces de caminos

donde, como un pantocrátor de silbos,

grité en la oscuridad; la siesta alada

ya no es posible,

ni aún bajo un almendro de febrero

puede esta espuma de paloma y lobo

apacentar la paz,

sentirse leve en el impulso

de la memoria, ¡oh fantasmagoría

de la materia que conduce

a negar el pasado, a redimir sus brumas

con cristalina lucidez sabiendo

que sólo quedan páramos en todos los caminos

que lleva al deseo.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/carlos-rivera/

Manuel Nadal Madrid

DOMINGO DE RAMOS

 

“De palomas y olivos en la ermita del Santo”

¡Qué ya suena el campanillo del Santo!

¡Que ya sale La Borriquita entre las palmas y los ramos!

Bullicio de inocencias

al mismo Dios dan la bienvenida

Con revoloteos de palmeras,

que porque son chiquitas

están benditas.

Blanca túnica con capa roja

y palma en la mano de amarillas hojas

que, con ilusión en los ojos,

al viento manso no dejan quietas.

Un recorrido que quién no ha andado de niño

haciéndole al cíngulo verde muchos y más nudos.

cuando no, nos cansábamos porque era procesión larga

Y nos sentábamos a descansar en cualquier bordillo,

¡como chiquillos!.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/manuel-nadal-madrid-3/

Antonio Magarín Ramos

 MADRE

 

Una madre es algo grande,

una madre es propiedad,

una madre es sólo tuya,

y nunca la podrás cambiar.

El cariño de una madre

es algo tan especial,

que no hay otro en el mundo

que lo pueda igualar.

Es tan grande lo que siente

una madre de verdad,

que por defender tu vida

la suya a cambio te da.

Siempre respeto le debes

a la que a ti te dio el ser,

y aunque vieja esté la pobre,

no la dejes de querer.

Nunca le des sufrimientos,

pues bastante sufrió ya,

desde que te trajo al mundo,

hasta verte como éstas.

Si madre eres algún día,

entonces comprenderás,

todo lo que ahora miras

y lo ves tan natural.

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/antonio-magarin-ramos-2/

Claudio Jurado Pulgarín

A MI PADRE

 

Mi amor es más profundo que tu muerte,

padre, y aunque hayas muerto sigues vivo

en mi recuerdo. Anhelo tu destino

pensando que de nuevo pueda verte.

Recorreremos juntos los caminos

del campo para ver la montanera.

en el cielo tendrás tu “Molinillo”

y una casa en el llano de la Era.

(“Con cuatro gotas más que le cayera

va a ser un año loco de bellota.

luego las yerbas; y la primavera

si viene buena, una cosecha loca…”)

Padre, te siento por las sementeras

con tu eterna cachimba y tu garrota.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/claudio-jurado-pulgarin-2/

Román Jurado Brieva

EN ESTA SOLEDAD DE BRUMAS

 

En este castillo de silencios,

en este guarecerse

que es la noche,

te pienso, curva,

redoble agarrado a mis entrañas,

a mi locura de crecer

un hálito de sombra de mí mismo,

un alba a imagen de la aurora,

un fuego que inundara hasta extinguirse

Hijo,

pedazo de mis sueños,

hermano de tu noche

y de mis brazos,

de tu corazón trotando con el mío,

de tu comunión fiebre enamorada.

Hoy te sueño

medida con que avento nuestro surco,

nuestro anónimo brotar

para ceñirnos

a un campo de mesura,

de cariño aventurado hasta las cimas,

de picachos para atarnos –blanca soga-

y hacer la siembra de susurros

de palomo, de paloma

en este palomar que es nuestra casa.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/roman-jurado-brieva-2/

Jesús Jurado Brieva

 

 

A UN JAZMINERO

 

En la blanca tapia de huerto florido,

oriental jazmín, ensueño de aromas,

recuerdo lejano de días vividos,

jardín con cancela y doradas pomas.

Primavera anunciaba en tu ventana

arabescos de  rosas y azahares;

la pálida luna, diosa pagana,

bañaba de luz lejanos cantares.

Soñarte y no soñarte, breve espera;

del amor al desamor, pena y olvido.

Presto has de pasar la otra ribera,

callar lo inexorable ya perdido.

Pulsar la lira del ave canora

y en la tarde contemplar una estrella.

Beber de la fuene cristalina y sonora

y que mi leve pie no deje huella.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2011/12/jesus-jurado-brieva/