Entradas de la categoría 'Biblioteca'

Noticias Relativas a las diferentes actividades de la biblioteca

Muere a los 86 años Miguel Castillejo Gorraiz, expresidente de Cajasur

El obispo de Córdoba da el pésame a las hermanas de Castillejo, anoche en la capilla ardiente. - Foto:A.J. GONZALEZ

El obispo de Córdoba da el pésame a las hermanas de Castillejo, anoche en la capilla ardiente. – Foto:A.J. GONZALEZ

El sacerdote, canónigo emérito, falleció de un infarto en su vivienda de Ronda de los Tejares. Durante su etapa al frente de la caja mantuvo un duro enfrentamiento con la Junta de Andalucía
Miguel Castillejo Gorraiz, expresidente de Cajasur, falleció ayer por la tarde tras sufrir un infarto en su vivienda de Ronda de los Tejares. Castillejo Gorraiz, que tenía 86 años, presidía la fundación que llevaba su nombre y se convirtió en uno de los hombres más poderosos de la historia reciente de Córdoba durante la dilatada etapa (28 años) en la que presidió la antigua caja de ahorros cordobesa. El sacerdote había nacido en Fuente Obejuna en 1929 y había entrado en el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba como vocal del consejo de administración en 1973. Fue el primer presidente de su obra cultural.

El 31 de enero de 1976 fue nombrado presidente de la junta de gobierno y al año siguiente presidente del consejo de administración. En 1995 se produjo la fusión con la Caja Provincial de Ahorros de Córdoba, entidad creada por la Diputación, surgiendo la nueva Cajasur. Castillejo se mantuvo al frente de la entidad hasta el año 2005, cuando se pactó el cese entre el Obispado de Córdoba y la Junta de Andalucía. Entonces fue relevado por el canónigo Juan Moreno.

CAJASUR Durante esta etapa la caja cordobesa alcanzó su mayor crecimiento, trasladándose su influencia a la economía, la sociedad y la cultura. Su última etapa como presidente de Cajasur estuvo rodeada de la polémica por su enfrentamiento con la Junta de Andalucía y también con el obispo Javier Martínez. Su salida de Cajasur se produjo el 8 de julio del 2005 al ser uno de los tres canónigos mayores de 75 años que formaban parte del consejo de administración. “Ha habido algún fallo porque somos humanos”, decía entonces, aunque aseguraba que “se ha hecho una gran obra”. “Estoy contento de haber podido hacer esta obra en mi vida”, decía ese mes de julio, para después indicar que le producía “nostalgia y tristeza” porque se marchaba de “una obra que uno ha creado” y de “una casa donde yo he vivido más que en mi propia casa”. Cuando dejó la presidencia de Cajasur, la entidad absorbía el 60 por ciento del ahorro cordobés y más de la mitad de las inversiones y se había convertido en la segunda caja andaluza tras Unicaja.

Poco antes de las 21.00 horas se instaló ayer la capilla ardiente en la Fundación Miguel Castillejo, situada en la plaza de las Doblas. El director de la institución, Antonio García Uceda, afirmó que estuvo despachando con él por la mañana. “Estaba delicado, pero no lo esperábamos. Me lo comunicaron sobre las 18.00 horas”, indicó. La misa funeral tendrá lugar hoy en la Catedral, a partir de las 17.30 horas, y será oficiada por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández. Castillejo será enterrado en la capilla que posee la familia en el cementerio de Nuestra Señora de la Salud.

El portavoz del Cabildo Catedral, José Juan Jiménez Güeto, indicó anoche que la noticia produjo “dolor y la tristeza” y mostró la gratitud del Cabildo “por los frutos de su ministerio a lo largo de toda su vida, un servicio a la iglesia y a la sociedad”. Atrás queda la trayectoria de un hombre que marcó la vida económica de Córdoba, pero también la actividad social y cultural.

F. Expósito.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/muere-86-castillejo-expresidente-cajasur/

Una dilatada trayectoria

Nacido en octubre de 1929 en Fuente Obejuna, Miguel Castillejo fue ordenado sacerdote en junio de 1953. Su primer destino estuvo en Hornachuelos. Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca, se licenció en Ciencias Políticas y Económicas y obtuvo el doctorado en Filosofía y Letras por la Complutense.

En octubre de 1973 es nombrado por oposición canónigo penitenciario del Cabildo Catedral y miembro nato del consejo de administración de Cajasur. Entre 1973 y 1976 fue profesor de Psicología en la Escuela de Magisterio e impartió clases en Filosofía y Letras. La labor docente la abandonaría en 1980.

En marzo de 1977 fue nombrado presidente del consejo de administración de Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba. En abril de 1994, Juan Pablo II lo designó prelado de honor y en 1998 la Universidad de Córdoba lo invistió doctor honoris causa. Al año siguiente tomó posesión como canónigo de honor del Cabildo Catedral de Sevilla y el 30 de abril se le otorgó la medalla de oro al mérito en el trabajo. El 8 de julio del 2005 dijo adiós a la presidencia de Cajasur.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/trayectoria-dilatada/

Miguel Castillejo, a la búsqueda del humanismo cristiano

Miguel Castillejo, a la búsqueda del humanismo cristiano -

Miguel Castillejo, a la búsqueda del humanismo cristiano –

La muerte de Miguel Castillejo Gorráiz, inesperada por completo, impactó en nuestra ciudad, no sólo por su amplio curriculum eclesiástico, sino por su relación e influencia como presidente del Consejo de Administración de Cajasur, desde el año 1976 hasta el año 2005; por su fuerte personalidad y, ciertamente, por el poder y la responsabilidad ejercida en tantos ámbitos de la vida económica, social y cultural de Córdoba, durante las tres últimas década del siglo XX y los primeros años del siglo XXI. Han sido tantos los títulos, las distinciones, los premios recibidos, los libros publicados, los discursos pronunciados, los hitos vividos, no sólo en nuestra ciudad, sino a los más altos niveles de gestión, que seria imposible reseñarlos en estas palabras que quieren ser, ante todo y sobre, el sentimiento por un querido hermano en el sacerdocio, en el momento de su marcha de este mundo. Precisamente esta faceta de su vida, es la que quisiera subrayar con más fuerza, porque, evocando el pensamiento de Teresa de Jesús, “al final de la jornada, el que se salva, sabe, y el que no, no sabe nada”.

Es el momento de recordar a aquel cura joven, recien ordenado, que comienza su singladura sacerdotal en Hornachuelos, con tanta ilusión como empeño, y que se irá incrementando después en las parroquias de Fuente Obejuna, de Peñarroya-Pueblonuevo, del Sagrario de la Santa Iglesia Catedral, hasta llegar a formar parte del Cabildo catedral como canónigo penitenciario y ver coronada su trayectoria con el nombramiento de Prelado de Honor de Su Santidad y miembro de la Fundación “Juventud y esperanza”, del Consejo de Laicos, con sede en el Vaticano; desde el contacto directo y cercano con los habitantes de Peñarroya-Pueblonuevo, hasta la distancia, que quizás sin que nos demos cuenta, imponen los cargos sociales.

Ha sido en estos paisajes profundamente humanos e intensamente religiosos, donde Miguel Castillejo volcó su corazón y su entusiasmo durante muchos años, convenciendo con los mejores argumentos filosóficos y teológicos a los hombres curtidos de los Cursillos de Cristiandad; predicando, en tantos púlpitos y estrados, con su oratoria ampulosa, gritando si hacía falta, para que el mensaje cristiano calara más y mejor en sus oyentes; en sus horas, tantos años, en el confesionario de la catedral, ejerciendo de penitenciario, cuyos frutos de misericordia y de perdón sólo Dios conoce; en sus encuentros, entre luminosidades y cámaras unas veces, y otras muchas, entre penumbras y silencios, a solas y en confidencias, con personas de todas las clases sociales; en sus centenares y miles de homilías, recogidas en sendos volúmenes, sintiéndose voz”, al servicio de la Palabra, cuidando siempre que brillaran los mensajes con mayor aplicación a los avatares de la vida y de la historia.

“La muerte no es algo que ocurre, querido Miguel, sino Alguien que se acerca”. Ese Alguien es la mejor y la única respuesta para todos nosotros

Miguel Castillejo, es cierto, ha podido almacenar títulos y gloria en su larga trayectoria, al frente de una institución que cuidó y ensalzó, en pro de Córdoba y de los cordobeses, pero junto a sus luces y sus sombras, como todos los mortales, colocó en todos sus afanes, la búsqueda de un humanismo cristiano, del que fue siempre ferviente defensor. Se consideraba y así lo proclamó en muchas ocasiones, un “humanista cristiano”, consciente de que ese título nunca puede conseguirse en plenitud. Le tocó vivir, desde las catequesis con los niños de Hornachuelos, hasta las múltiples presidencias en Consejos de Administración y en Fundaciones; desde los años de una Iglesia, buscadora de aires nuevos, hasta la nueva letra y la nueva música del Concilio Vaticano, con tantos cambios, con tantos problemas, junto a un espíritu nuevo y vibrante, que él intentó llevar a sus tareas.

En la hora final, lleva en su corazón la fidelidad a su sacerdocio, ejercido siempre y en todo momento; en sus manos, muchas horas de trabajo y de entrega a las tareas que les fueron encomendadas; y en sus labios, las oraciones litúrgicas y las personales, que, estoy seguro, musitaría en silencio, tantas veces, desde la orilla de su fe. Las naves de la catedral y sus compañeros le despediremos esta tarde, envolviendo su vida, con la misericordia que derrama por todo el universo el Año Jubilar. “La muerte no es algo que ocurre, querido Miguel, sino Alguien que se acerca”. Ese Alguien es la mejor y la única respuesta para todos nosotros. Tiene el aroma infinito del abrazo y del perdón.

Antonio Gil

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/miguel-castillejo-humanismo-cristiano/

“Yo nunca me sentí vencido, zarandeado sí”

En 2005 deja la presidencia de Cajasur y esta es la entrevista concedida años después a Diario CÓRDOBA

Miguel Castillejo

Miguel Castillejo

Habían dado las nueve de la noche, y todo era silencio y soledad en la planta noble de la sede central de Cajasur, ese plácido paraíso de mármoles y maderas nobles donde, en los últimos años, se han desarrollado tantas batallas sobre el futuro de la entidad de ahorros que Miguel Castillejo Gorraiz, el sacerdote que la ha presidido durante los últimos 27 años, confiesa que en ocasiones se ha convertido en su infierno. Tras atravesar un pasillo que a uno puede hacérsele corto o larguísimo, según las circunstancias que lo hayan traído hasta aquí, el hombre que hoy mismo, tras el último consejo de administración, se despedirá de la que en cierto modo considera su criatura, por tiempo y amor invertidos en ella, nos recibía abandonando la mesa de su despacho, del que antes de sentarnos a conversar saldríamos para la sesión de fotos.

Don Miguel, que es como casi todo el mundo llama a este señor circunspecto pero afable e incluso cercano en las distancias cortas –lo que no impide que todos le traten con respeto en Córdoba, la ciudad en la que hasta sus críticos reconocen que se ha volcado con enorme generosidad–, don Miguel, decía, se somete disciplinado a las sugerencias de Paco Sánchez, el fotógrafo. Ya de regreso a esta amplia sala decorada con mimo y profusión de arte, casi todo sacro, una estancia donde no hay más objetos personales que algunas fotos del ya canónigo emérito con personajes de la vida pública, don Miguel, olvidando el cansancio que a veces delata su mirada triste y huidiza, se prestará con paciencia a una extensa entrevista en la que, además de hablar de gozos y de sombras, revelará cuáles han sido las claves del hombre de negocios y del cura vocacional. Y el secreto para conjugar ambas sin estridencias.

–La verdad es que un despacho como el suyo impone. Casi no puedo imaginarme a la cantidad de gente que debe de haber impresionado.

–Sí, porque es un desfile enorme de personas las que pasan por aquí en las largas horas en que este sillón me tiene preso. Uno de los secretos que tiene este cargo en el modo de haberlo practicado yo es el de grandes ratos de reflexión, de audiencias, de conversaciones privadas, de consultas de la más diversa índole. Unos buscan al sacerdote, otros buscan al presidente de Cajasur, otros buscan un favor determinado, otros buscan a la persona amiga. De todo ha habido en la viña del Señor. Es un despacho que impone. Yo lo he ornamentado con bastantes obras de arte, provenidas las más de acción en pago a la Caja de algunos clientes, otras adquiridas. Y ciertamente la propia visión del arte que te envuelve te hace un poco más ágil la jornada.

–Una jornada muy larga, por lo que cuentan quienes le rodean.

–Muy larga, es agotadora. Salgo de aquí a las once, las doce de la noche. Me llevo papeles además a casa para entretenerme antes de acostarme.

–Habrán pasado por aquí muchísimas personas y casi todas pidiendo, que es lo que se suele hacer en las visitas a los grandes despachos de los bancos. Qué angustia, ¿no?

–Hombre, a veces sabe uno cuando ve entrar a las personas, porque te lo han dicho a priori , que vienen a estos fines. Un porcentaje altísimo de esos miles y miles de visitas que han circulado por aquí en estos 27 años han venido a pedir un determinado favor o intercesión en el orden financiero las menos de las veces. Las más han sido para resolver algún problema humano a una familia.

Le pregunto si alguna de las muchas personas que pasaron por aquí le dejó una huella especial y, emocionado, abre un cajón tras otro de su gran mesa de trabajo, tan pulcra y ordenada que no hay más papeles sobre ella que los del guión de esta entrevista, para buscar el ´libro de oro´ (así lo llama mostrando hacia él un respeto casi reverencial). En este volumen atesora testimonios escritos de personalidades, muchas de ellas dignidades eclesiásticas, que plasmaron en él emotivas palabras de afecto y reconocimiento hacia la labor social de Cajasur y la del propio Miguel Castillejo. Cuando, transcurridos unos segundos, le acerca un libro de aspecto primoroso uno de sus colaboradores –aunque desierta, en la sede principal de Cajasur funciona a estas horas de la noche la secretaría particular y el gabinete de prensa–, don Miguel hojea sus páginas con delicada parsimonia y se detiene en las que tiene señaladas con un papelito.

Y lee testimonios llenos de admiración y cariño, algunos que se remontan a los años de la transición. Como el del entonces arzobispo de Toledo, cardenal Marcelo; del cardenal Tarancón –quien se proclama “amigo de corazón de don Miguel y de cuantos con él colaboran en esta maravillosa labor”–, o, manuscrita en inglés, la dedicatoria del cardenal Arinze, que era presidente del Secretariado para las Relaciones entre los Cristianos y ahora ha estado entre los papables. “Ahora me hace mucha ilusión leerla, como una muy para mí entrañable y querida, la del nuncio don Mario Tagliaferri, que me invistió prelado de honor de su Santidad –dice algo nostálgico–. Y la de don Severo Ochoa; vino a una conferencia, le hicieron alguna pregunta complicada, yo le eché la mano, la dos manos, desde el punto de vista de interpretación conciliar, él me quedó muy agradecido y se estableció ya para siempre entre ambos, desde el 8 de marzo de 1990 en que esto pasa, una relación espiritual. Desde el mismo hospital me mandó llamar para visitarle poco antes de su muerte”.

Y junto a estos nombres ilustres, añade a su listado sentimental el de “personas sencillas que permanecen en mi recuerdo”. Cita por ejemplo el caso del muchacho afectado de una parálisis progresiva incurable, que había obligado a la familia a empeñar todos sus bienes. “Hubo una colaboración bilateral del Ayuntamiento de la época y de un servidor para poderlo internar en un hospital de Nueva York donde lo curaron –apunta–. Cuando estas visitas, conseguido el objetivo, vuelven a darte las gracias a uno le llenan de emoción y hasta le hacen derramar lágrimas a veces”.

–Durante su larga presidencia, Cajasur, a través de la Obra Social, ha sido generosa con casi todo el que ha llamado a la puerta. Pero aun así habrá tenido que decir “no” en muchos casos. ¿Le ha costado trabajo tomar ese tipo de decisiones?

–Ciertamente, porque casi todo el que se ha dirigido aquí lo ha hecho para una causa noble y buena. Decir “no” no ha sido por un tema voluntarista sino por un reajuste en los presupuestos de la Caja, donde también tenemos nuestros límites. Las más de las veces este compromiso lo ha tenido que soslayar el director general para la Obra Social y Cultural, pero en otras ocasiones yo he tenido que endulzar ese “no” amablemente y con amistad y otras con aplazamientos para nuevas fechas.

–Su condición de sacerdote en un mundo tan duro y despiadado como el de las finanzas le habrá supuesto todos estos años difíciles equilibrios. Dígame, con el corazón en la mano, ¿entraron alguna vez en conflicto el deber y la conciencia?

–Es un mundo complicado. En pura teoría, este puesto es más bien de laico. En la realidad de Córdoba y de la Iglesia de Córdoba sería un perjuicio muy grande que no fuéramos los sacerdotes, que hicimos esta fundación, los que la continuáramos, porque no tendría ya ningún motivo de ser el de la Caja y podría correrse el riesgo de que se pueda trasladar a otra provincia. Y hoy se identifica mucho Córdoba con Cajasur y Cajasur con Córdoba. Pero no tengo que ocultar que en determinados sitios y momentos he tenido que sufrir esa discriminación que aunque la Constitución pone que no se debe hacer por motivos religiosos, a veces se tienen en la mente aunque no se expresen, y se notan.

“A mí no me ha costado trabajo –continúa don Miguel, haciendo uso de un dominio de la retórica que le lleva a concatenar pausadamente frases y más frases con absoluta precisión sintáctica–. Yo siempre he partido de un principio: que desde que la Iglesia me puso aquí para encomendarme esta obra lo que yo tenía que mirar desde mi deber y desde mi conciencia era lo que Dios me pedía en cada momento. Mi conciencia bien formada por mis estudios múltiples, teológicos, filosóficos, también por personas de prudencia y del don de discreción de espíritu que siempre yo he tratado de consultar. Una vez que tenía clara la voz de mi conciencia… a mí alguien me ha comparado con una máquina pesada que coge un camino lentamente, imparablemente, quitando cualquier estorbo que se oponga al destino que tiene que conseguir por la voz de su conciencia. No ha sido un modo de ser el mío maleable ni dúctil para nadie ni para nada donde se me quisiera manipular”.

–No sé si usted mismo ha sido consciente del calado de sus gestos y sus palabras, antes y ahora. ¿Cómo se lidia con tanto poder?

–En primer lugar, cuando a una persona, como me ha pasado a mí por determinados motivos históricos que todos conocemos, terminan convirtiéndola en una especie de mito heroico, muy conocida, esto no es grato de por sí, no es cómodo, más vale gozar de la privacidad. Pero además es que una obra como ésta era una luz que no podía quedarse sobre el celemín, sino brillar sobre un candelero. El poder en sí no es ni bueno ni malo, es como todo don de Dios, y es bueno o malo según se use para el bien o para el mal. Yo siempre he procurado desde mi conciencia usarlo para el bien. Para mí no ha resultado grato tener tanto poder. Ha sido una gran prueba de acercarte a la voluntad del Señor, que te pide que lo abraces y lo aceptes como una cruz. De lo contrario… He tenido tentaciones muchos días de salir corriendo de esta jaula de oro.

–Administrar sabiamente tanto dinero y convertir Cajasur en la segunda caja andaluza debe requerir mucha prudencia y templanza, salvo que uno prefiera dejarse llevar por la intuición. ¿Cuáles han sido sus herramientas de trabajo?

–Ha sido una combinación de todo cuanto dices. La intuición es fundamental. Un empresario, y un presidente de caja es un empresario, la principal virtud que debe tener es jugar al riesgo, y no se puede jugar al riesgo sin intuir. Hay que tener capacidad de ver en dónde está el nicho de negocio exacto a corto, a medio, a largo plazo. Pero al mismo tiempo, tratándose de una entidad de crédito, que se fundamenta en depósitos a ella confiados, tiene que combinarse ese espíritu intuitivo, que se tiene o no se tiene, con este otro deber de templanza y prudencia, de poner en común y de exigir muchos estudios estadísticos, muchos estudios de proyección de mercados y de proyección social, en virtud de los cuales tomas las últimas decisiones.

–Después de 32 años vinculado a la entidad, ni que decir tiene que debe de sentir Cajasur como su segunda casa, ¿no?

–Bueno, vivo aquí mucho más que en mi casa –sonríe–. El sitio que más me ha ocupado la vida es esta casa. Desde el principio, antes de ser presidente del entonces Monte de Piedad, mi vinculación a ella fue total, porque mi antecesor estaba muy delicado de salud, y me confió a mí, descargándolo, toda la representatividad y orientación de la Caja. Aquí he pasado las más largas horas. He practicado mi vida sacerdotal y religiosa a diario en las iglesias a las que he estado vinculado un tiempo hasta que me quedé liberado para Cajasur, luego en mi oratorio privado. Y cuando aquí llego a las diez, diez y media de la mañana, he podido dejar bien orientada mi vida espiritual, buscando el cultivo de lo religioso en la misa, la oración, el rezo litúrgico del breviario, que lo hago a ratos, normalmente muy de mañana o luego muy de noche. Y el día entero lo dedico a la sociedad y a la Caja. Es ciertamente mi segunda casa, porque yo siempre he tenido claro que no era mía, que se la estaba edificando a los cordobeses. Si fuera para mí yo hubiera realizado un capital y no me he dedicado a eso porque no es mi misión.

–¿Cuál era esa misión?

–Mi misión es vivir la austeridad y la vida evangélica como sacerdote, con las exigencias lógicas del estatus social que tengo que representar en los demás bienes de la tierra. Tanto que mi familia (se refiere a sus hermanas, de las que cuida con unción) a veces ha tenido serias quejas de mis largas ausencias. Por eso me duele ahora separarme de Cajasur como duele al dedo separarse de la uña.

Lo dice tan sincero como compungido, con una voz –que puede ser atronadora o discurrir en cascada cuando se lo dictan su ánimo y su conciencia– ahora apenas musitada y leve. Como su misma figura, de suyo tan rotunda, que por momentos –no todos, que en otros recobra la acostumbrada contundencia– parece difuminar su perfil entre los bordados de ese espléndido tapiz que tanto le gusta, desde el que el Resucitado le guarda las espaldas. “Yo me debato entre dos sentimientos –confiesa cuando se le pregunta por los recuerdos acumulados entre estas cuatro paredes–. Uno, el del dolor inmenso de abandonar esta obra, porque realmente me ha tocado una etapa histórica, que es la del crecimiento y transformación; hay quien me ha definido como el creador de la moderna Cajasur, y es amargo dejarla. Pero también se agolpa la situación de realismo: uno va cumpliendo una edad en la vida, 76 años cumpliré en octubre, y comprende que en una oportunidad histórica como la que se ha escogido para hacer esta especie de puesta en armonía de la Caja con las exigencias de la Junta de Andalucía era buena edad para mí el poner punto final. Yo preveía ya el relevo hablando con realismo, y por eso me encuentro muy satisfecho de mi jubilación, de pasar a canónigo emérito”.

–¿Qué es lo que más echará de menos?

–Ese es un asunto muy misterioso que está por ver, porque yo tengo que empezar una vida totalmente nueva, inédita, donde por supuesto estará el recuerdo de personas, de las que están y de las que no están. Sobre todo de mis trabajadores, que siempre han formado una gran familia en Cajasur, de mis directivos, de mis consejeros, a quienes tengo un afecto muy grande, a todos los que han compuesto conmigo a lo largo de los años los consejos de administración. Todo esto lo recordaré, y tantos actos públicos, otros menos públicos, muchos de dimensiones multitudinarias.

–¿Y lo que menos añorará?

–La sobrecarga humana de responsabilidades y de problemas traumáticos que llueven desde este techo que nos está protegiendo sobre esta mesa hora a hora y minuto a minuto. Y tienes que simultanear con el trabajo organizativo la multitud insospechada de problemas que se traga esto. Vengo con un programa de trabajo por la mañana y raro es el día que lo puedo cumplir. Dios te pone sobre la mesa otro trabajo.

–Mencionaba a sus empleados, muchos de los cuales dicen que ha sido un padre para ellos y para Córdoba. ¿Se marcha con el sentimiento de dejar huérfanos tras de sí?

–Huérfanos de mí sí, porque lo que yo haya sido para ellos en sus vidas o ellos lo sean en la mía será un vacío que no llene nadie. Huérfana de una tutela en cuanto a órganos de gobierno, en cuanto a dirección técnica de la institución pienso que no se queda la Caja. Se acaba de hacer público el nombramiento de cuatro destacadas personalidades, jóvenes, que serán los nuevos patronos; quedan aquí dos compañeros del patronato, de gran valía y más jóvenes que yo. Y está todo el cuerpo directivo, personas magníficas que yo he tenido a mi lado. Creo que aunque cueste un proceso de reajuste todo se terminará a la postre poniendo en orden.

–¿Cómo ha llevado las críticas hacia su persona? ¿Le han supuesto mucho desgaste?

–Estas personas que aparentemente pueden manifestar aprecio o menosprecio a veces lo que hacen es adoptar posiciones tácticas en la búsqueda de un poder. Todo es muy relativo. Yo he tenido sistematizado en mis estudios personales todas estas críticas que a lo largo de los años me han podido llegar, y tienen una incidencia crónica en fechas determinadas y por motivos determinados. De tal forma que han pasado largos años sin críticas y sin anónimos, luego reinciden, otra vez decaen, en otra ocasión vuelven a reincidir por otro problema… Me he hecho mi pequeño archivo de lo que yo llamo el infierno. En una carpeta normal cabe todo, no ha sido mucho. Estas críticas públicas en debates tan tremendos daban tan claramente el perfil de un acoso inhumano que ya no había tiempo ni siquiera para enterarse de las críticas sino para, a la luz del derecho, que tus colaboradores te defendieran de los problemas. Las críticas en sí de mi persona las han magnificado tanto que han tenido un efecto bumerán. Por la calle casi que no puedo caminar sin que una multitud de personas me abracen, me toquen, me saluden. De ser una persona conocida, de una apreciación social normal, me han convertido en una persona en muchísimos casos admirada y modélica para ellos en su sentir.

–En los últimos años, sentarse en ese sillón ha debido resultarle tan incómodo como hacerlo sobre un avispero, por más procesos judiciales de ida y vuelta que se hayan entablado. ¿En algún momento se ha sentido vencido?

–Yo nunca me he sentido vencido –contesta aún más lentamente, respirando hondo–, porque como yo no trabajaba para mí ni para mis bienes personales sino por un ideal humanitario y cristiano, ese ideal en mí nunca ha muerto ni va a morir porque me jubile, lo tendré hasta mi muerte. Sí he tenido sensación de atribulado, de zarandeado, pero con recursos de poder salir adelante.

–Algunos de esos momentos han sido muy duros, como por ejemplo cuando a instancias de Magdalena Alvarez la Fiscalía Anticorrupción se puso a investigar a los patronos de Cajasur por un presunto fraude.

–Fue una inspección que se hizo a la Caja, que en un primer momento fue suspendida por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, y se aprovechó para prolongarla en este tribunal. Fueron meses de gran sufrimiento interior, una de las mayores pruebas que yo he tenido que ofrecerle al Señor en mi vida, que luego se vio colmada de paz y de tranquilidad con el archivamiento de aquella denuncia.

–Aunque vaya en el sueldo de un cargo así tragarse muchos sapos, no debe de ser agradable oír que digan de uno que está tan aferrado al cargo que haría falta la pareja de Guardia Civil para echarlo. ¿Cómo se tomó usted esos comentarios?

–Bueno, yo pienso que las personas que usaban ésta y otras frases similares lo hacían en un contexto de una polémica muy dura, pero en el fondo quizá no tuvieran estos sentimientos. Yo los perdono de todo corazón y lo hago público. No creo que hubiera maldad ni la creencia de que yo estaba aferrado a un sillón ni al cargo. Nunca lo he estado. Costara lo que me costara, he creído mi deber seguir al pie del cañón, y estos últimos diez años han sido muy duros, los más duros quizá en mi labor presidencial.

–¿Qué ataque le rozó más hondo el corazón? ¿Quizá que se le haya acusado de un desmedido afán de trascendencia?

–Esa pregunta es muy sugerente, a mí me agrada mucho que me la estés haciendo, pero no tenía yo conocimiento de que de este afán de trascenderme hubiera opinión en la sociedad. Yo he trabajado en el día a día. Ciertamente toda persona trata de inmortalizarse de alguna manera creando una familia, en mi caso creando una fundación, superándose en su trabajo y en su rendimiento para que la sociedas lo reconozca y lo recuerde. A mí me agrada que mi memoria quede en las personas bien nacidas que sean agradecidas a lo que yo haya hecho por ellas, por esta ciudad sobre todo. Un clásico francés, Paul Claudel, dice que una persona vive mientras se la ama. Sería muy de mi agrado que Córdoba me amara, ahora y aún después de muerto. Si se entiende por eso la trascendencia la acepto no como una crítica sino como una descripción de mis sentimientos, aunque como creyente y sacerdote la trascendencia donde la pongo es en la esperanza en aquél que me ha colocado aquí y me dio la vocación para esta obra que estoy culminando de hacer y que seguirá madurando.

–¿En algún instante ha lamentado ser cura? Lo digo sobre todo por la obligación moral de poner la otra mejilla.

–No, a mí mi formación espiritual, tan férrea y espartana en los tiempos de la inmediata postguerra en que yo me formé, a mí esta vocación casi innata en mi ser y este sacramento con que Cristo por su Iglesia me ha premiado, pues me considero un elegido suyo, me han dado ardor y aliento y ánimo y valentía para afrontar multitud de problemas y poner siempre la otra mejilla. No, no ha sido obstáculo en absoluto.

Mientras el presidente de Cajasur se afanaba en su tarea al frente de la entidad no sólo pasaron los años. Con ellos fueron pasando cuatro obispos por la diócesis: José María Cirarda, José Antonio Infantes Florido, Javier Martínez y el actual, Juan José Asenjo. Cuatro hombres de Dios y cuatro perfiles distintos cuyas prelaturas Miguel Castillejo –que con alguno se llevó peor que con otros– no tiene inconveniente en definir. “Don José María Cirarda era un gran teólogo, un gran científico y un gran orador, un obispo postconciliar de la primera hornada –afirma con admiración de quien, añade, acaba de prologarle un libro de homilías que presentará en otoño–. El me tenía en gran estima, en mi tarea sacerdotal me dio grandes cometidos. El me orientó, fue la voz de Dios por la cual yo fui llamado a venir aquí, invitándome a hacer unas fortísimas oposiciones mayores que entonces se hacían para llegar aquí. Y ya en mi cargo de presidente, sobre todo ante problemas extraordinarios, siempre sentí su apoyo cercano y eficaz”. De José Antonio Infantes Florido, hoy obispo emérito de Córdoba, asegura que fue y es “el obispo amigo”. Un obispo cercano que durante los 18 años en que pastoreó la Iglesia en Córdoba “fue un pilar muy fuerte para ayudarme en mi misión”.

Sobre Javier Martínez, hoy arzobispo de Granada, con quien sostuvo desavenencias tan sonadas que en Córdoba se entendieron como una especie de duelo de titanes, el prelado de honor del Papa prefiere pasar rápido, aunque tampoco rehuye la respuesta. “Con don Javier Martínez preferiría no extenderme en mi valoración sobre él –admite con franqueza–, porque el conflicto que él tuvo más que conmigo con Cajasur aunque al representarla yo se centrara en mi persona, es que él no admitía que aquí estuviera el patronato eclesiástico. Y eso ciertamente yo en defensa de la Iglesia, que tanto me ayudó en aquel momento, no podía admitirlo. Era un error jurídico. Mi actitud lógicamente para él como para todos mis obispos siempre fue de respeto y de perdón”.

Mucho más explícito es sobre Juan José Asenjo, el prelado que hoy se sienta en la silla de Osio, entre cuyo amplio currículum destaca el haber sido secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal. “Es un obispo muy prudente, muy comedido, un hombre de una gran formación diplomática y humana, de una profunda espiritualidad y religiosidad –elogia–. Es un hombre también, para mí al menos lo ha sido, cercano y amigo. Y pienso que aquí en Cajasur su obra y su nombre pasarán a la historia, por el bien que a mí me ha ayudado a hacer”.

–Con la llegada del nuevo prelado parece que el clima se ha vuelto mucho más bonancible. Ahí está el acuerdo firmado entre Asenjo y el consejero Griñán el pasado diciembre para demostrarlo. ¿Cuál ha sido en su opinión el papel del obispo en la reconducción de las conversaciones Cajasur-Junta?

–Yo de don Juan José alabo la coincidencia pastoral y jurídica plena. Casi desde su llegada estuvimos ambos en la valoración de que la presencia aquí del patronato eclesiástico era el eje de la Caja, la idiosincrasia de esta caja de ahorros. A partir de ahí el entendimiento fue fácil, el dialogar el modo de una reconciliación donde yo muy a gusto vi con gratitud que él fuera el portavoz de los derechos concordatarios de esta institución con el interlocutor de la Junta, don José Antonio Griñán, pues pienso que conmigo directamente el diálogo tal vez hubiera sido más difícil. Me consta que ha sido un trabajo que a él a veces le ha preocupado, le ha llevado muchas horas, pero lo ha hecho con mucho amor a la Iglesia, a Córdoba y a Cajasur. Se lo agradezco de todo corazón.

–¿Y cómo ha vivido usted, situado en primera línea de fuego, el proceso de adecuación de la caja a la legislación andaluza?

–Han sido unos siete u ocho meses muy duros, hasta llegar a la aprobación final de los estatutos por la asamblea y la convocatoria que he hecho en un último consejo del proceso electoral que hay que comenzar. Porque había actitudes muy confrontadas, son muchos grupos que hay que coordinar, que hay que convencer, que hay que conjugar. Si para el obispo era duro el diálogo en la cúspide, para mí era muy dura la versión a la realidad de lo tratado allí. Muchos recovecos, muchos entresijos, muchas personas con sus puntos de vista discrepantes; no de mala voluntad, pienso que de buena voluntad siempre. Ahí está la labor de un presidente que tiene que ganarse a todos para la causa que se pretendía, orientar Cajasur hacia la Junta. Esta labor ni yo podría haberla hecho sin contar con el obispo ni el obispo tal vez la hubiera podido hacer sin contar conmigo. Hemos formado un tándem histórico que nos ha llevado hasta este día en que yo renuncio por razón de mi edad canónica a un feliz momento. Dios quiera que el proceso siga por el mismo camino.

–Aunque la segunda fase, la de renovación de los órganos de gobierno de la entidad, le pille ya de retirada, le resultará difícil sustraerse a ella, ¿no?

–Pero yo he pedido al obispo expresamente que me libere de ella, deseo verla por fuera y no influir en ella. Porque como se produce en la opinión pública generalizada esa identificación que se hace entre Cajasur y mi persona, cualquier caída de hoja de árbol, cualquier incidente que aquí acontezca con mi presencia siempre se podrá interpretar de una manera; sin estar yo muchos fantasmas o malos pensamientos posiblemente se puedan evitar al no tener yo responsabilidades ningunas. Procuraré vivir dejando trabajar con libertad a mis sucesores.

–¿Les dará consejos?

–Les daré consejos, ellos me los pedirán muchas veces. Otras veces yo, que me siento amigo de todos, también se los daré.

–¿Pensó alguna vez que llegaría el día en que todo el mundo estuviera pendiente de usted?

–Eso no le he pensado en mi vida. Yo he sido 21 años párroco y la relación del pastor con su pueblo era la de mi verdadero agrado. Cuando el obispo Cirarda me llamó para que accediera a esta labor se lo agradecí por la dignidad que ello suponía, pero en mi interior me separaba de una vida que para mí fueron los años más felices.

Se recuerda, allá en aquellas parroquias de Hornachuelos y Pueblonuevo que evoca con los ojos húmedos de nostalgia, como un sacerdote muy querido por sus feligreses. Un curita joven y vehemente que se acercaba a la gente con entusiasmo y entrega. “Fui párroco en lo mejor de mi juventud, de mi existencia, viví mi tarea pastoral en estas parroquias casi como un misionero –confiesa–. Entraba llorando por el recuerdo de una parroquia y salía llorando de la otra. Fui mi feliz en todas ellas, en los pueblos y aquí en Córdoba. Todavía vivo, cuando voy a la Catedral casi a diario, mi parroquia del Sagrario, con los magníficos feligreses de todas las clases sociales, entonces también con un sector de la feligresía de lo más degradado de la sociedad cordobesa que yo tenía que promover y que alentar”.

–¿Qué despertó su vocación sacerdotal? ¿Sintió esa llamada y esa quemazón que describen los místicos?

–Mis padres fueron muy cristianos. Mi ascendencia navarra por parte de madre, la religiosidad que estalla en el pueblo navarro hizo que me criara en un ambiente muy cristiano, y esto influyó en mi formación religiosa, a pesar de los años de la guerra, que fueron tan complicados.

–¿La vivieron usted y su familia de manera muy traumática en su pueblo, Fuente Obejuna?

–Fue muy traumática allí la guerra, sí, me cogió en el epicentro de la contienda que se desarrollaba en el valle del Guadiato. Estaban muy próximos el frente de la Sierra de la Grana, los ataques procedentes de los frentes de Pozoblanco y el afán de poseer uno de los pueblos más importantes de la provincia en aquel momento, como era Peñarroya-Pueblonuevo. Y en aquel clima bélico estudiaba con un profesor privado que me pusieron mis padres para aprovechar el tiempo. Luego, ya normalizada la situación, tuve una gran formación religiosa con los franciscanos. Pero mi vocación surgió en el seno de mi hogar.

–Desde muy joven le llegaron cargos de responsabilidad y contactos a gran escala. A propósito, cunde otra leyenda, la de su línea directa con el Vaticano y otras altísimas instancias. ¿Es verdad eso?

–Bueno, yo en los grandes momentos de defensa de la Caja a nivel institucional me he tenido que relacionar en muchas ocasiones con autoridades religiosas, desde las propias instancias del Palacio Vaticano, donde tengo algunos buenos amigos y buenos contactos. Pero tampoco he usado yo nunca de ello ni presumo de ello. Tan sólo en un momento determinado, cuando tuve que defender la autenticidad de los derechos históricos de esta caja, cuando me debatía entre dos obediencias, hacia el obispo y a la Iglesia.

–Y ahora, cumplidos los 75 años, la jubilación. Usted que tiene fama de trabajador compulsivo, ¿a qué dedicará el tiempo libre?

–Fundamentalmente a cuidar mi salud, que es el principal don de Dios, a trabajar en temas más directamente pastorales y espirituales, a practicar, sobre todo los fines de semana, la vida catedralicia lo más que pueda, especialmente el ministerio de la penitencia. Voy a tener más tiempo para el estudio, la investigación, para clasificar mi producción literaria (en su currículum rezan 27 publicaciones y un sinfín de ensayos y conferencias, entre otros muchos sobre su admirado fray Luis de Granada), tal vez gozando de lo mucho hecho o de lo que pueda uno hacer. Para esta labor de promoción de la cultura y del bien social para con los pobres está mi fundación, a la cual me pienso consagrar y dar vida ya en vida mía, para que, una vez que desaparezca, para mí sea ese hijo que no tuve por ser sacerdote. No me va a sobrar el tiempo, quizá siga siendo ese trabajador compulsivo que dices, pero ya sin programa y sin agenda.

–¿No le tienta escribir sus memorias?

–Me tienta mucho y estoy comprometido. El otro día me las encargó la directora de Autobiografías de la editorial Planeta. Voy a buscar tiempo para escribirlas.

–Se habla estos días de despedidas y de homenajes. ¿Se los pide el cuerpo en la retirada?

–Hay que ver este proceso de homenajes con absoluta normalidad. Ahora mismo, con la celebración festiva del último consejo de administración, me iré de vacaciones. No son días de mucha concentración en mi homenaje. Cuando llegue septiembre, si me hacen algunos homenajes yo los acepto complacido. Ni los anhelo ni los rechazo. Es normal que algunos se me hagan. Los aceptaré con la sencillez y la humildad de los hijos de Dios.

–¿Cómo le gustaría que se le recordara?

–Me gustaría ser recordado como un sacerdote empresario a quien Cristo y la Iglesia le dieron este carisma y procuró pasar por el mundo como Cristo, haciendo el bien.

A punto de apagar la grabadora, nuestra conversación tuvo un epílogo. Fue breve, pero tan sentido que una confiesa que las palabras de Miguel Castillejo, casi un susurro ya por el cansancio de esa hora en que a uno le caen encima los restos del día, le erizaron la piel. Llevaban dentro la sinceridad de la confesión y la claridad de un testamento. Fueron éstas: “Pido perdón si en algo he ofendido a alguien, llevado más del amor a la Caja que de celo o culto a mi persona –manifestó–. Siempre me ha movido hacer el bien, nunca el mal. Que Dios y esas personas me perdonen si las ofendí, que comprendan los largos tiempos de tribulaciones y pruebas a que uno está sometido, que producen impaciencias que nunca debieran de haber surgido”.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/vencido-zarandeado/

La cuenca se encuentra en situación de normalidad

Embalse de La Breña, el segundo más importante de Andalucía. - Foto:CORDOBA

Embalse de La Breña, el segundo más importante de Andalucía. – Foto:CORDOBA

Las precipitaciones registradas desde el inicio del año hidrológico en la cuenca del Guadalquivir están un 28% por debajo de la media de los últimos 25 años después de que el acumulado se sitúe en 307 litros por metro cuadrado, lejos de los 426 de la media del Guadalquivir en este periodo. La Confederación del Guadalquivir contabiliza una gran variación en la provincia de Córdoba. Así, Carcabuey es el municipio con más lluvias desde el 1 de octubre, con 587,8 litros, 419 se contabilizan en el embalse de Bembézar y 412 en Puente Nuevo. Por el contrario, en Fuente Obejuna han caído solo 210 litros y en el Genil-Cabra, 234 litros.

DEFICIT PLUVIOMETRICO Este déficit de lluvias es similar en todas las provincias de la cuenca, si bien es más acusado en las de Ciudad Real y Granada, donde el acumulado está un 43% y un 35% por debajo de la media histórica, respectivamente. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir indica que esa diferencia es menos pronunciada en las provincias de Huelva y Jaén, con un 25% y un 20% menos de lluvias. Pese a estas bajas precipitaciones, la Confederación del Guadalquivir asegura que la situación general de la cuenca es de “normalidad”.

En este sentido, la cuenca del Guadalquivir almacenaba 6.185,1 hectómetros cúbicos hasta el viernes pasado, es decir, se encuentra al 63,3% de su capacidad. Córdoba es la provincia que acumula más agua en sus presas, con 2.144,2 hectómetros cúbicos (62,8%), seguida de Jaén, con 1.443,7 (62,8%) y Cádiz, con 1.084 (65,6%). Detrás siguen Sevilla, con 602 (63%); Granada, con 599 (58,7%) y Huelva, con 230 (75,6%). La regulación general, que es el sistema que abastece a los regadíos del Guadalquivir, contiene 3.551 hectómetros cúbicos y está al 62,5%.

Iznájar, con 644 hectómetros cúbicos, es el embalse andaluz que acumula más agua, encontrándose al 65,7% de su capacidad. Después se sitúa La Breña, con 530 hectómetros cúbicos (64,4%). Bembézar almacena 206 (60,3%) y Puente Nuevo, 189 (67,2%). No obstante, el nivel se ha reducido considerablemente respecto a la situación que se registraba hace un año. Entonces estaba la cuenca al 82,2%. Los pantanos cordobeses se encontraban al 86,3% y contenían 2.944 hectómetros cúbicos. Es decir, tenían 800 más que ahora o, lo que es lo mismo, casi como si se llenara un embalse de La Breña.

F.E.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/cuenca-situacion-normalidad/

Aguilar pide consenso para la Ley de Memoria Democrática

Las autoridades asistentes y algunos de los brigadistas durante el acto de La Granjuela. - Foto:EVA M. HERAS

Las autoridades asistentes y algunos de los brigadistas durante el acto de La Granjuela. – Foto:EVA M. HERAS

La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar, explicó que el Parlamento andaluz trabaja en la Ley de Memoria Democrática, abogando por conseguir “el máximo de los apoyos y si es posible, la unanimidad”, debido a que “ya es tiempo de que se puedan enterrar con dignidad a todos los muertos y es el tiempo de la justicia y de la verdad”. Aguilar realizó estas declaraciones ayer en La Granjuela, hasta donde se desplazó para asistir al acto de homenaje que se dedicó a las Brigadas Internacionales, con motivo del 80 aniversario de su creación. La consejera también destacó que “en 2015, es cuando más exhumaciones se han conseguido hacer en Andalucía”, explicando que éstas continuarían y adelantando que “hay previstas en zonas cercanas relativamente, a la que ahora estamos”. Por su parte, el diputado de Cooperación con los Municipios y alcalde de La Granjuela, Maximiano Izquierdo, destacó que “es un día histórico para el municipio, por una parte se reconoce a éste como lugar histórico y por otra, la labor de las Brigadas Internacionales”. Para Izquierdo, “ya es momento de cerrar de una vez las heridas que por nuestra parte no existen, para seguir adelante, pero reconocer lo que nunca se hizo, a tantas personas que hicieron bien en situaciones tan desgraciadas como la Guerra Civil”. La presidenta de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales en España, Almudena Cros, hizo hincapié en “la importancia que estos reconocimientos tienen para los familiares de los brigadistas y lo que supusieron en la defensa de lo que era un gobierno democráticamente elegido” y la diputada de Cultura, Marisa Ruz, destacó que “Diputación empezó el reconocimiento en las jornadas celebradas en noviembre del pasado año”, añadiendo que “las administraciones tenemos mucho por hacer todavía con la recuperación de la memoria histórica, estos son pequeños gestos, pero tenemos que extenderlos a la sociedad en general, que entienda que es un acto de justicia y verdad reconocer nuestra historia, el valor de tantos hombres y mujeres que dieron sus vidas por defender la democracia y la libertad”.

Tras el acto, Rosa Aguilar y Maximiano Izquierdo descubrieron un monolito instalado en la plaza de la localidad, así como una placa que en breve se situará en un edificio que en estos momentos se encuentra en rehabilitación. Noventa y una personas asistieron al homenaje, de ellos, 70 eran irlandeses, 15 británicos, 4 franceses, un alemán y un americano, además lo hizo la delegada de Educación, Esther Ruiz y los alcaldes de Belalcázar, Valsequillo, Fuente Obejuna y Peñarroya-Pueblonuevo. Una vecina quiso deslucir el acto, sin conseguirlo, haciendo sonar el Cara al sol , desde su domicilio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/aguilar-consenso-memoria-democratica/

Rosa Aguilar participa en un homenaje a las Brigadas Internacionales

Rosa Aguilar (centro) saluda a uno de los asistentes al homenaje. - Foto: EUROPA PRESS

Rosa Aguilar (centro) saluda a uno de los asistentes al homenaje. – Foto: EUROPA PRESS

La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar, ha participado este viernes en La Granjuela (Córdoba) en el homenaje organizado por diferentes asociaciones andaluzas de amigos de las Brigadas Internacionales, con motivo del 80 aniversario de su creación.

Acompañada por los alcaldes de los municipios cordobeses de La Granjuela, Valsequillo, Belálcazar, Peñarroya-Pueblonuevo y Fuente Obejuna, y la delegada de Cultura de la Diputación de Córdoba, Marisa Ruz, la consejera ha destacado durante su intervención que se trata de un “acto de homenaje, reconocimiento y gratitud a aquellos jóvenes de distintos países que arriesgaron su vida por la libertad y la democracia en España y en particular en Andalucía”.

Durante el acto, en el que han participado más de 200 personas, entre familiares de los homenajeados y representantes de asociaciones andaluzas de amigos de las brigadas internacionales y entidades memorialistas, Aguilar ha señalado que la labor que desempeñaron “forma parte de nuestra historia y de nuestra memoria”.

En este sentido, ha subrayado que la Ley de Memoria Democrática, impulsada por el Gobierno andaluz y actualmente en tramitación parlamentaria, “hará aún más sólida y más fuerte nuestra democracia y contribuirá a hacer de Andalucía una tierra aún mejor para vivir y convivir”.

Se trata de una ley, según ha añadido, que va a ser “un paso muy importante en la larga trayectoria del trabajo en materia de Memoria que viene realizando la Junta de Andalucía, de la mano de las asociaciones memorialistas, ayuntamientos y diputaciones provinciales”.

De esta forma, según ha dicho Aguilar, “nos sumamos al inmenso legado construido por todas las mujeres y hombres de Andalucía, España y nuestros pueblos hermanos, a favor de la libertad, la democracia y la convivencia, al que contribuyeron las Brigadas Internacionales y que nos debe ayudar a construir una Europa en la que los valores y las personas estén por encima de las fronteras”.

El acto ha concluido con el descubrimiento de una placa junto al monolito que señala en la Plaza de La Granjuela el espacio declarado como Lugar de Memoria Histórica de Andalucía.

EUROPA PRESS/CÓRDOBA

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/aguilar-homenaje-brigadas-internacionales/

El municipio contará con un pediatra

La alcaldesa, Silvia Mellado, ha informado de que a partir del próximo día 26 el centro de salud contará con un pediatra. Mellado ha especificado que la doctora Marta Domínguez, que pasa consulta en Peñarroya-Pueblonuevo, se desplazará hasta la localidad los martes y miércoles, aunque “estamos intentando que también pudiera hacerlo los viernes”, ha afirmado.

Guadiato información

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/municipio-pediatra/

Se perfilan los detalles del Festival de Teatro Clásico

La alcaldesa de Fuente Obejuna, Silvia Mellado Ruiz ha explicado que el Ayuntamiento se encuentra trabajando en los preparativos del que será el primer Festival de Teatro Clásico.

La regidora ha adelantado que “se celebrará en la última quincena del próximo mes de julio” y aunque se están perfilando aún los detalles, ha destacado que “además de la representación de obras del Siglo de Oro en distintos enclaves del municipio, en torno al mismo se organizarán mesas redondas y conferencias, entre otras actividades”.

Guadiato información

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/festival-teatro-clasico/

El Consistorio demandará a Industria por el Miner

Un momento del pleno celebrado por la Corporación municipal. - Foto:M.J.G.

Un momento del pleno celebrado por la Corporación municipal. – Foto:M.J.G.

El Pleno del Ayuntamiento de Peñarroya Pueblonuevo ha aprobado por unanimidad una propuesta del grupo municipal UDPñ (Unión Demócrata Peñarriblense) para denunciar al Ministerio de Industria por los 14 millones de euros que se le adeudan al municipio de los Miner. Así, la Corporación municipal ha acordado presentar una denuncia en el juzgado central de lo contencioso administrativo contra el acuerdo y las medidas adoptadas por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo el 30 de diciembre del 2011 disponiendo de los 14 millones de euros que el Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo tenía concedidos para el bienio 2011–2012, y también por excluir a la cuenca minera de Peñarroya del plan del carbón 2013-2018.

En la moción aprobada se solicita dar traslado de estos acuerdos a la Delegación del Gobierno y a la Delegación de Innovación de la Junta de Andalucía, advirtiéndoles de que los municipios de Belmez, Fuente Obejuna y Villanueva del Rey también están en la misma situación; y también al Gobierno central, a la Diputación, a los sindicatos firmantes del Miner y a los ayuntamientos del Guadiato.

También por unanimidad de aprobó un convenio con la Diputación para la prestación del servicio supramunicipal de asistencia en materia de vivienda.

María Jesús Gómez.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/04/consistorio-demandara-industria-miner/

Página 20 de 436« Primera...10...1819202122...304050...Última »