«¿Quién no ha sido víctima de una injusticia alguna vez?»

Ángel Luis Martín Fernández, sobre el escenario de ‘Fuenteobejuna’. - EVA M. HERAS

Ángel Luis Martín Fernández, sobre el escenario de ‘Fuenteobejuna’. – EVA M. HERAS

Ángel Luis Martín Fernández se acerca al mundo del teatro en 1983, y desde entonces quedará ligado a esta manifestación artística, bien dirigiendo obras como Yerma o Bodas de sangre, de Lorca, un autor que le apasiona, o participando en prácticamente todas las ediciones de Fuenteovejuna –solo en una ocasión no pudo hacerlo -, donde ha encarnado a Frondoso, el Comendador, sus criados o el alcalde, entre otros personajes. Aunque no recuerda su número exacto, desde que dirigió Entre Mujeres –a beneficio de la asociación Laurencia, en el año 1997- serán entre 12 y 15 las veces que lo ha hecho, y habrá participado como actor en otras 40 funciones, siempre con carácter benéfico. Tras ocuparse de la dirección de Fuenteovejuna en Almagro, el pasado año, dentro de una semana también lo hará, pero esta vez, en su localidad natal, Fuente Obejuna.

-A siete días del estreno, ¿Cómo van los preparativos?

-Nos encontramos engranando todo, tejiendo el entramado que necesita la representación de Fuenteovejuna a nivel escenográfico. Ayer entró iluminación, el sonido, y ahora estamos uniendo la parte técnica, la artística, y la músical, y dando los últimos retoques a la escenografía.

-¿Cuál será la diferencia entre este montaje y otros anteriores?

-A nivel de interpretación, hemos tratado que el pueblo participe de manera más activa. En la declaración de Frondoso a Laurencia hemos introducido parte del elenco, particularmente una escena de lavanderas que queda muy vistosa y llamativa. Con respecto a los actores de reparto, en esta ocasión hemos intentado impregnarlos de un aire más fresco. A la historia de amor, darle la alegría que debe tener y hacer más llanos, más naturales, más del pueblo, a todos los personajes. En definitiva, como eran.

-¿En qué temas se incidirá?

-Aparte del maltrato contra la mujer, que está muy presente, este año, cuando la preparaba, veía imágenes de los refugiados sirios y me llamaban tanto la atención que una de las escenas en la que se acorrala a todo el pueblo y se introducen en la muralla, está inspirada en los campos de refugiados. Además, se refleja el maltrato individual, el que todos sufrimos, ¿quién no se apellida, en un momento de su vida, Fuenteovejuna?, ¿Quién no ha sido víctima de una injusticia alguna vez?

-¿Cuál ha sido la reacción de los vecinos de Fuente Obejuna en relación a este proyecto?

–Si te digo la verdad, no me la esperaba. Este es el año de mayor participación. Se ha agotado todo el vestuario y ha habido que hacer nuevo. Normalmente, en escenas con músicos –que son 35- participan 180 personas y este año, estamos en 250. Yo le agradezco muchísimo al pueblo de Fuente Obejuna que se haya volcado apostando por un proyecto que es nacido y crecido aquí, hecho exclusivamente por vecinos de Fuente Obejuna.

-¿Qué hace a esta puesta en escena diferente a otras de teatro popular?

-Es muy sencillo. Lo principal es que es un Lope de Vega, y lo segundo, y siempre con el máximo respeto a todas las que se representan, es que la fuerza de Fuenteovejuna está en el pueblo. No te vas a encontrar una obra en la que el pueblo sea el protagonista, el que diga, aclame, exprese, lo que quiere y luche por su dignidad. El pueblo tiene muchísima fuerza. Si fuera un personaje trasladado a la sociedad de hoy, la fuerza donde está es en la unión de la gente.

-Otra de las novedades es la colaboración de dos actores mellarienses, Mónica Mayén y Luis Miguel Molina. ¿Qué labor realizan y cómo la calificaría?

-Fuenteovejuna es una puesta en escena que no hace una, sino muchísimas personas, y te tienes que rodear de personas que entiendan y conozcan el proyecto. Yo tenía la idea de una puesta en escena en la que estuviera más presente el poder del ejército, y para ello he contado con Luis Miguel Molina, que es un actor de Fuente Obejuna, especialista en lucha escénica. Por otra parte, Mónica Mayén, que también es una actriz de Fuente Obejuna, se ocupa del refuerzo de los personajes a nivel interpretativo. Tanto una como otro están realizando una labor maravillosa y sin ellos estoy completamente seguro que la Fuenteovejuna que yo tenía en mente no tendría la dignidad y el resultado que esperamos, ni la puesta en escena tan bonita. Hablo sin menospreciar a nadie, pero es lo que se percibe.

-¿A quién recordará el día del estreno?, ¿qué le emocionará?, ¿a quién desea dirigirse?

-Sin duda, quiero dedicar esta edición de Fuenteovejuna a todas las personas que han participado en la obra y que ya no están aquí, que tristemente han fallecido. Especialmente –se emociona-, a Jorge Sánchez, que era amigo mío. Queda mucho por hacer y estoy convencido de que se puede hacer mejor. Te mentiría si no te dijera que es una satisfacción personal el haber sido capaz de poner este proyecto en marcha, pero lo mejor que me voy a llevar es que haya habido gente que ha confiado en mí. No por mí, sino por ellas y por quien apostó por mí, es por lo que deseo que todo salga bien.

Guadiato información.

Enlace permanente a este artículo: http://www.bibliotecadefuenteovejuna.com/2016/08/victima-injusticia-vez/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.